Connect with us

México

«Ya basta de proyectos que no sirven para nada», vecinos de Tláhuac exigen castigo para los culpables.

Publicado

el

<p>»Ya basta, creo que todos deben darse cuenta que pagamos los que no debemos, los que no tienen vela en esta corrupción, de todo lo que hacen para conseguir un proyecto que no sirve para nada, para ganar adeptos. No somos sólo nosotros. Hay mucha gente aquí (esperando recuperar a su familiar fallecido en el accidente del Metro)», dijo Mario, que esperaba a su hermano que tramitaba la recuperación del cuerpo de su esposa.

La noche del 3 de mayo fue agónica para quienes tuvieron que buscar de hospital en hospital a su familiar que no llegaba a casa y que solía utilizar la Línea 12, cuando se enteraron de que una trabe se había desplomado mientras el convoy del Metro pasaba por la estación aérea de Los Olivos.

Los familiares de Liliana López García la buscaron en los hospitales a los que se anunció que serían llevados los heridos. Comenzaron en Balbuena, luego fueron a Magdalena de las Salinas, después a Xoco y finalmente a Tláhuac, hasta que desistieron de encontrarla con vida.

El esposo de Liliana estaba en Monterrey, Nuevo León, por trabajo, y mientras él iba a la Ciudad de México sus hermanos le ayudaron a buscarla. Había pocas opciones para seguir buscándola con vida, el objetivo era encontrarla, así que decidieron buscarla en la Coordinación Territorial Iztapalapa 6, perteneciente a la Procuraduría local, que fue el lugar donde se encontraron los cuerpos de las personas que murieron en el accidente.

Y fue ahí donde finalmente fue encontrada. Su esposo fue quien entró a reconocer el cuerpo y de ahí otro calvario: el papeleo para tramitar el certificado de defunción y la entrega del cadáver. Pero el momento más difícil estaba por llegar, cómo decirle a un adolescente de 14 años que no volvería a ver a su madre con vida, una mujer trabajadora de 37 años, que solía tomar la llamada Línea Dorada después de las 10 de la noche, ya que era la encargada de una tienda de ropa y era la última en cerrar el local.

Este diario preguntó a la familia si las autoridades se habían dirigido a ellos para ofrecerles ayuda, el seguro que tiene todo pasajero que viaja en el Metro y sufre un accidente en sus instalaciones, pero desconocían este apoyo: «hasta ahora se han puesto en contacto con mi hermana de algún instituto de la mujer y parece que les pueden apoyar (…) Pero no, hasta ahora nadie se ha puesto en contacto con nosotros directamente ni nos han dicho nada, a no ser que nos vayan a decir algo ahora en las mesas, entonces estaremos pendientes».

En el hospital Belisario Domínguez, ubicado en Av. Tláhuac 4866, San Lorenzo Tezonco, Iztapalapa, se encontraba Luis Díaz, un joven de 17 años que perdió a su padre, un hombre de 38 años, en el accidente.

Juan Luis Díaz Galicia fue encontrado con vida en el convoy que se partió en dos, era joven, tenía 38 años y luchaba por su vida, sin embargo, murió al llegar al hospital. Una vez que su familia lo encontró, parte de la mañana y de la tarde fue para el papeleo. Luis hijo esperaba a su madre, vestida toda de negro, que se encargaba del papeleo para que les entregaran el cuerpo.

Como en la mayoría de los casos de los afectados, no hubo llamadas para ofrecer ayuda, pero sí la esperanza de que las autoridades se hicieran cargo de los gastos funerarios, porque según Luis, su familia no tiene solvencia económica para afrontar este tipo de gastos ante este imprevisto.

Pero no todo fue tragedia, también hubo lágrimas de alegría. Un joven superviviente del accidente salió de las instalaciones del Hospital de Xoco, cojeando, agarrado al brazo de su madre. Una vez afuera, toda su familia lo abrazó y le agradeció la vida que le queda.

Vecinos de Tláhuac se manifestaron en la avenida del Periférico para exigir a las autoridades una investigación seria y un peritaje que garantice que no habrá más accidentes, así como castigo para los culpables de esta tragedia.

Siga Leyendo

México

Joe Biden quiere relaciones equitativas con México, dice el embajador Ken Salazar

Publicado

el

El nuevo embajador de Estados Unidos, Kenneth Lee Salazar, afirmó que la administración del presidente Joe Biden está dispuesta a iniciar una nueva era en las relaciones con México en la que ambas naciones cambien su mentalidad para crear sinergias y nuevas oportunidades en ambos lados de la frontera.

«Es hora de cambiar nuestra forma de pensar para crear sinergias y nuevas oportunidades. Por eso estoy muy emocionado de representar a mi país y trabajar con el presidente (Andrés Manuel) López Obrador y su equipo», dijo el diplomático estadounidense al presentar sus credenciales al presidente López Obrador el martes.

El mensaje de Salazar al presidente mexicano fue difundido por la Embajada de Estados Unidos la mañana del miércoles y en él se afirma que el presidente Biden desea un trato igualitario entre México y Estados Unidos. «Reafirmamos nuestro compromiso de diálogo para que juntos podamos crear un marco jurídico duradero que beneficie a ambos países», dijo el Embajador Salazar.

Añadió que este compromiso está vigente desde el inicio de la administración demócrata que se instaló en la Casa Blanca el 20 de enero. «Con las conversaciones entre nuestros presidentes y la visita de la vicepresidenta Kamala Harris a México, y especialmente a través del diálogo económico de alto nivel que tuvo lugar la semana pasada, ese compromiso está ahí», subrayó.

También afirmó que su país aspira a una nueva era en la que los dos países identifiquen los retos comunes para convertirlos en oportunidades para ambas naciones y el desarrollo de América del Norte.

«Para que ambos países puedan crear prosperidad y empleo. Para que abordemos la migración de forma ordenada, segura y humana. Para que el anhelo de seguridad se experimente a ambos lados de la frontera. Una nueva era en la que podamos mirar el futuro con más esperanza a través de la protección del medio ambiente», dijo Salazar durante su reunión de 20 minutos con el presidente López Obrador en Palacio Nacional.

Finalmente, el diplomático, que sustituye a Christopher Landau, dijo sentirse orgulloso de asumir el cargo de nuevo representante de la Casa Blanca porque sus raíces mexicanas y estadounidenses siempre han estado presentes en la vida de su familia. «Una familia que es el reflejo de millones de hogares en mi país y es un testimonio de nuestro pasado compartido y del futuro esperanzador que podemos construir juntos a ambos lados de la frontera. Somos dos naciones con un solo pueblo», concluyó.

Siga Leyendo

México

Estados Unidos reabre 1.400 casos de reagrupación familiar

Publicado

el

Estados Unidos anunció oficialmente este martes el restablecimiento del programa de reagrupación familiar de menores centroamericanos, CAM, reanudado por la administración del presidente Joe Biden, tras ser suspendido por su antecesor Donald Trump.

En una rueda de prensa telefónica, la subsecretaria de Estado adjunta de la Oficina de Población, Refugiados y Migración de Estados Unidos, Marta Youth, informó que desde que Biden anunció la reanudación del plan en marzo pasado, se han reabierto 1.400 de las 3.000 solicitudes que estaban pendientes.

También aseguró que el programa se ha extendido a los tutores legales y a las personas con solicitudes pendientes de asilo, residencia legal permanente, así como estatus de protección temporal y permisos de estancia humanitaria temporal, entre otros motivos.

El programa CAM, que había sido suspendido durante la administración del presidente Donald Trump, y que fue reactivado en marzo pasado, facilita la reunificación familiar de los menores de edad de Guatemala, El Salvador y Honduras, y también está dirigido a quienes tienen entre 18 y 20 años de edad, siempre y cuando no estén casados.

«Las solicitudes deben ser hechas por los padres o tutores en Estados Unidos, ya que no se aceptarán solicitudes de menores que lleguen a la frontera sur, esto para evitar que se arriesguen a un viaje irregular, dijo Juventud. El tiempo para resolver una solicitud puede tardar hasta 14 meses.

Siga Leyendo

México

Los polleros en la frontera de EEUU ganan 350 millones de dólares en julio

Publicado

el

La reactivación de la migración desde México y Centroamérica hacia Estados Unidos tras más de un año de la pandemia del Covid 19 ha hecho que los contrabandistas de personas, conocidos como polleros, sigan llenando sus bolsillos con cuantiosas ganancias.

Según las estimaciones de la Patrulla Fronteriza, los contrabandistas ganaron unos 350 millones de dólares sólo en julio, cuando se detuvo a un número récord de 212.672 migrantes en la frontera mexicana.

Según los informes, fueron detenidos por primera vez 43.626 mexicanos y 111.624 extranjeros, en su mayoría centroamericanos, que dijeron haber contratado a un pollero para realizar el cruce. El resto son reentrantes.

La mayoría de los nacionales reportaron haber pagado al menos cuatro mil dólares al traficante durante su detención, mientras que el pago por cada migrante de otra nacionalidad ascendió a ocho mil dólares, lo que hace un total de 267 millones 484 mil dólares si se toma en cuenta el menor costo para los mexicanos.

Según un informe de la Patrulla Fronteriza visto por El Sol de México, la zona fronteriza más rentable para los contrabandistas está entre Ciudad Juárez, Chihuahua, y El Paso, Texas. En esta región, el 51% de los migrantes que afirmaron haber pagado un pollero fueron detenidos.

Las autoridades estadounidenses advierten de que los inmigrantes indocumentados corren un alto riesgo de convertirse en víctimas de la delincuencia, y afirman que, una vez que son devueltos a México, las «bandas» de traficantes se acercan a ellos y utilizan trucos para atraerlos y acosarlos. A veces, señalan en su informe, los migrantes son «vendidos» al crimen organizado por los propios polleros, que ahora llevan trajes camuflados para cruzar a los indocumentados, a los que obligan a llevar mochilas llenas de droga.

Una vez capturados por grupos criminales en México, los migrantes suelen ser secuestrados y amenazados. Cada vez es más frecuente que los traficantes se pongan en contacto con sus familiares, especialmente en Estados Unidos, y les exijan dinero a cambio de su libertad. Según la Policía de Fronteras, exigen entre 7.000 y 15.000 dólares. Según el informe, la industria del tráfico de personas puede ser hasta 20 veces mayor que la generada en julio.

«La capacidad de las fuerzas del orden de ambos lados de la frontera para reprimir a los traficantes de personas está desbordada», advierte el informe.

Siga Leyendo

Trending