El gobernador de Texas, Greg Abbott, pidió este jueves al presidente de Estados Unidos, Joe Biden, que designe a los cárteles mexicanos de la droga como «organizaciones terroristas».

«Como gobernador, le insto a que tome medidas inmediatas para combatir a los peligrosos y mortales cárteles de la droga mexicanos», dijo en una carta, dirigida también a la vicepresidenta Kamala Harris.

«Estas bandas traen el terror a nuestras comunidades», escribió Abbott. «Traen de contrabando narcóticos y armas a Estados Unidos para financiar sus actividades ilegales». «Obligan a mujeres y niños a participar en el tráfico de personas y de sexo, y se enriquecen con la miseria y la esclavitud de los inmigrantes».

El gobernador del estado fronterizo con México añadió que estos cárteles «son organizaciones terroristas extranjeras y es hora de que el gobierno federal los designe como tales.»

La designación que Abbott exige al presidente Biden es un mecanismo que otorga al gobierno federal medidas adicionales para combatir a las organizaciones extranjeras clasificadas como terroristas.

Según esas disposiciones legales, el apoyo material o los recursos proporcionados a una organización terrorista extranjera es un delito federal castigado con cadena perpetua.

El código también prevé penas considerablemente más largas para los narcotraficantes cuyas actividades financian las de las organizaciones terroristas, y las instituciones financieras pueden congelar todos los activos de las personas u organizaciones designadas como terroristas.

Estados Unidos tiene una amplia lista de organizaciones que considera terroristas, como el grupo chií libanés Hezbolá y el movimiento islamista palestino Hamás.

El gobierno estadounidense anunció el miércoles sanciones contra uno de los líderes regionales del Cártel de Jalisco-Nueva Generación (CJNG), Audías Flores Silva, alias «El Jardinero«, y ofreció una recompensa por información que conduzca a su detención.