El astronauta estadounidense Michael Collins, miembro del Apolo 11, la primera misión tripulada a la Luna, falleció el miércoles a los 90 años a causa de un cáncer, según informó su familia en un comunicado.

Piloto del módulo de mando, su función era permanecer en órbita mientras sus compañeros Neil Armstrong y Buzz Aldrin se convertían en los primeros hombres en pisar la Luna.

«Mike siempre afrontó los retos de la vida con gracia y humildad, y afrontó este, su último reto, de la misma manera», escribió la familia de Collins en su cuenta oficial de Twitter.