En las próximas horas, Francisco Aguirre, un ingeniero de 94 años, recibirá el alta hospitalaria tras permanecer ocho días ingresado después de sufrir una trombosis, «trombocitopenia protrombótica inmunológica inducida» por la primera dosis de la vacuna de AstraZeneca contra el Covid-19, que le fue administrada el 31 de marzo.

El primer caso en México de reacción adversa a esta vacuna ya está siendo estudiado por la Secretaría de Salud para que sea reconocido oficialmente. Al respecto, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, aseguró que «está fuera de lugar» pensar que un caso pueda llevar a pensar que la vacuna debe ser suspendida cuando ha demostrado una alta eficacia.

«No hay ningún indicio en este momento que sugiera, que requiera, suspender el uso de la vacuna de AstraZeneca. Por supuesto que si en algún momento esa o cualquier otra vacuna hubiera indicios que sugirieran un peligro, se tomaría una decisión en ese sentido, pero no es el caso», dijo López-Gatell.

Asimismo, López-Gatell describió el caso del ingeniero como un «evento extremadamente raro» que afecta a cuatro de cada millón de personas inmunizadas.

El paciente sufrió una trombocitopenia y señaló que ésta podría ser uno de los componentes asociados a la vacuna.

«Un médico hematólogo nos notificó a la autoridad sanitaria local en el Estado de México y también a la autoridad federal sobre el padecimiento que ha presentado de disminución de plaquetas, médicamente eso se llama trombocitopenia, disminución del número de plaquetas y esto podría ser uno de los componentes del síndrome que se describió como potencialmente asociado a la vacuna de AstraZeneca. Un síndrome muy raro».

El caso de Francisco Aguirre se suma a otros 86 que se han producido en Europa desde que comenzó su aplicación a finales del año pasado. Debido a esta situación, se está analizando en Europa la seguridad de esta vacuna contra el Covid-19.

Durante cuatro o cinco días más, Francisco Aguirre requerirá el uso auxiliar de oxígeno, por lo que se estaba preparando su casa antes de su regreso, dijo a El Sol de México su médico, Roberto Ovilla Martínez, jefe de hematología y trasplantes de médula ósea del Hospital Ángeles Lomas.

El médico indicó que al paciente ya no se le puede administrar la segunda dosis, pero que la familia de su esposa aún está dispuesta a recibir la segunda dosis, dado que es una vacuna altamente segura.

El paciente fue vacunado el 31 de marzo, y el 2 de abril ingresó con síntomas adversos como cansancio y sueño profundo.

Fue trasladado al hospital al notar que estaba somnoliento y dormitaba todo el día, y también mostraba pérdida de apetito y debilidad general.

Una biometría mostró que sus plaquetas estaban muy bajas, posteriormente los niveles comenzaron a bajar hasta 17.000 cuando el nivel normal es de 150.000 a 400.000 por microlitro.

En el Corporativo Hospital Satélite, en Naucalpan, Estado de México, recibió un tratamiento a base de inmunoglobulina intravenosa para combatir un caso grave de trombocitopenia inducida.

Ovilla Martínez señaló que «este fenómeno de reacción secundaria es ya un problema real en nuestro país y éste es el primer caso diagnosticado y tratado en México».

Sin embargo, pidió a la población «acudir con confianza a aplicarse esta vacuna, pero también no descuidar sus medicamentos y estar atentos a la reacción de la inmunización contra el Covid-19».

Durante la conferencia de prensa, Jesús Alomía, director de Epidemiología de la Secretaría de Salud, indicó que este caso será investigado por un grupo de médicos expertos.

Precisó que fue clasificado en los Eventos Presuntamente Atribuibles a la Vacunación o Inmunización (ESAVI) como un caso grave y eso hace que se investigue.

Explicó que la Comisión Coordinadora de Institutos Nacionales de Salud y Hospitales de Alta Especialidad está conformada por especialistas y subespecialistas de diferentes campos de la medicina que aportan los planteamientos correspondientes cuando se presentan los casos.

Explicó que este caso se presentará al comité de expertos la próxima semana y se iniciará el proceso de dictaminación, en la gran mayoría de los casos los dictámenes se pueden dar el mismo día que se presentan o en algunos casos requieren más tiempo porque se necesitan elementos de diagnóstico específicos como pruebas de laboratorio, estudios de imagen o investigación epidemiológica.