El exceso de mortalidad acumulado en el último año expresa no sólo lo «grave» y «letal» que ha sido la pandemia del Covid-19 para México en términos de muertes confirmadas por el virus. También refleja a quienes fallecieron por el coronavirus pero por falta de pruebas no pudieron ser confirmados, así como las «muertes indirectas» de pacientes con enfermedades crónicas que el sistema de salud no pudo atender al centrar todos sus esfuerzos en el combate a la pandemia.

Alejandro Macías, ex comisionado contra la epidemia de influenza en 2019, dijo a El Sol de México que «la pandemia resultó más dañina de lo que se podía imaginar en un principio.»

Al preguntarle sobre el más reciente reporte de sobremortalidad, el infectólogo y ex funcionario de la Secretaría de Salud afirmó que ésta «no es sólo la mortalidad causada directamente por el impacto del Covid-19, también hay lo que se llama muertes indirectas, personas que murieron, no por el virus, sino por las consecuencias asociadas en la comunidad».

Citó que esas muertes se produjeron porque los servicios médicos estaban ocupados y si una persona tenía una enfermedad crónica no podía ser atendida.

«El exceso de mortalidad incluye tanto a los pacientes diagnosticados, detectados por el sistema de vigilancia de enfermedades respiratorias, como a los pacientes que también murieron por Covid que no fueron diagnosticados y a los pacientes que tenían otros problemas que no eran Covid y que están asociados por la pandemia».

El informe «Exceso de mortalidad por todas las causas, durante la emergencia por Covid-19, México, 2020-2021″, actualizado por la Secretaría de Salud, señala que al 15 de marzo de 2021 se esperaban 846 mil 499 defunciones por diferentes causas, sin embargo, las muertes observadas alcanzaron un millón 263 mil 501. Esto significa que en México hubo 417,002 muertes más de las que se podrían haber esperado en tiempos sin pandemia.

Anoche, Ruy López Ridaura, director general del Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades, explicó que de estas 417 mil muertes extra en el último año, se estima que 294 mil 287 corresponden a personas que fallecieron por Covid-19 en México, lo que incluye a los confirmados con pruebas y a los no diagnosticados. Mientras que otras 122 mil 715 personas perdieron la vida por no atender sus enfermedades durante la pandemia.

«La gente no se acercó a los servicios, tuvo miedo de ir a los hospitales, a los lugares de atención al Covid para evitar el contagio, quizá alimentado por la desinformación y los escenarios de incertidumbre. No es descabellado que la gente dejara de acudir a los servicios», dijo el funcionario.