Los diputados federales no cambiaron la propuesta de reforma a la Ley de Hidrocarburos que les envió el presidente Andrés Manuel López Obrador y la mayoría legislativa prevé su aprobación en comisiones el 14 de abril.

Abril Moreno, socia directora de Perceptia21, afirmó que la propuesta no contribuye al combate al robo de combustible y al contrabando y sólo busca beneficiar a Pemex, quitándole competencia, mientras que Ramsés Pech, especialista en el sector energético, afirmó que tiene vacíos legales que abren la puerta a discrecionalidades en el otorgamiento de permisos y evaluaciones sobre la justificación de «riesgos a la nación».

Según el dictamen de la Comisión de Energía, presidida por el morenista, Manuel Rodríguez, se sostiene que la Secretaría de Energía (Sener) y la Comisión Reguladora de Energía (CRE) pueden suspender los permisos «cuando se prevea un peligro inminente» para la seguridad nacional, la energía o la economía. La iniciativa preserva que las autoridades podrán realizar ocupaciones, intervenciones o suspensiones temporales, «para garantizar los intereses de la nación», donde podrán contratar a empresas productivas del Estado para la gestión y control de las instalaciones ocupadas, intervenidas o suspendidas.

En este proceso, faculta a las empresas a solicitar que el Estado retire la suspensión «cuando demuestre que las causas que la originaron ya han sido subsanadas», al tiempo que preserva la denegación injustificada en la tramitación de los permisos y la capacidad de almacenamiento como requisito para otorgar los permisos.

Ramsés Pech enfatizó que la propuesta atenta contra las facultades de la Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente (ASEA), encargada de supervisar la seguridad industrial y operativa y la protección del medio ambiente respecto a las actividades del sector de hidrocarburos.

Señaló que la ASEA es la única agencia que puede dictar un riesgo nacional y la que debe determinar las causas de las fallas en las instalaciones relacionadas con los hidrocarburos.

Dijo que la reforma no estipula quién se hará cargo en los casos en que las instalaciones de Pemex amenacen la seguridad nacional, como ocurrió este miércoles con el incendio en la Refinería Lázaro Cárdenas, en Veracruz.

Refinería de Cárdenas en Veracruz, que podría haber afectado el suministro de gasolina en la región. Abril Moreno, quien participó en la mesa de discusión en torno a la reforma, que se llevó a cabo este martes en la Cámara de Diputados, lamentó que las propuestas de modificación no fueran escuchadas.

«El único propósito de la reforma es fortalecer a Pemex, quitarle competencia y eso desalienta las inversiones, viola el marco constitucional, y lo peor es que terminará en los tribunales, y lo mismo que la reforma eléctrica, no pasará».>