El canciller Marcelo Ebrard anunció que se pone a disposición de las autoridades tras el accidente en un tramo de la Línea 12, que dejó al menos 23 muertos y 79 heridos.

«Quien nada debe, nada teme. (…) Aquí estoy a sus órdenes como siempre», dijo.

En 2012, cuando Ebrard se desempeñó como jefe de Gobierno de la Ciudad de México (2006-2012), se inauguró esta obra, por lo que hay quienes le han atribuido parte de la responsabilidad de lo ocurrido.

Sin embargo, Sheinbaum, respaldada por el presidente Andrés Manuel López Obrador, destacó que no se crearán especulaciones hasta que se tengan los resultados del peritaje, por lo que no se debe culpar a nadie antes de tiempo.

«Todo lo que se tenga que saber se va a informar, le pese a quien le pese», prometió.

El secretario de Relaciones Exteriores destacó que el colapso de un tramo de la Línea 12 es el «accidente más terrible que hemos tenido en el sistema».

Pidió al pueblo mexicano que se solidarice con los familiares de las víctimas y envió sus condolencias.

Asimismo, reiteró que sin importar quién sea el responsable, «se actuará en consecuencia».

«Cuando se aclara lo que pasó se revisa y se establece qué responsabilidad hay, quiénes tienen responsabilidad y se actuará en consecuencia, sea quien sea».

El accidente ocurrió alrededor de las 22:25 horas del lunes, luego de que los pilares que sostienen la estructura de la «ballena» de las vías del Metro en las inmediaciones de la estación Olivos, ubicada en la avenida Tláhuac, colapsaron.

El servicio de la también conocida como «Línea Dorada» permanece suspendido temporalmente y se espera un reporte de las autoridades capitalinas.

Elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana y Protección Civil se encuentran en la zona para verificar los hechos.