Connect with us

Mundo

El mundo celebró el segundo Año Nuevo a la sombra de la pandemia

Publicado

el

El mundo celebró la llegada del año 2022 con festejos restringidos por el Covid-19, entrando en un tercer año pandémico con una explosión de infecciones y tímidos signos de esperanza.

La aparición de la variante Omicron, especialmente contagiosa, provocó en noviembre más de un millón de infecciones por coronavirus al día por primera vez. Oficialmente, más de 5,4 millones de personas murieron desde que el virus fue identificado por primera vez en China en diciembre de 2019.

Gran Bretaña, Estados Unidos e incluso Australia, protegida durante mucho tiempo de la pandemia, están batiendo récords diarios de casos. Las islas Kiribati, en el Pacífico, fueron las primeras en dar la bienvenida al nuevo año.

En India, el 2022 llegó con una tragedia: al menos 12 personas murieron y 13 resultaron heridas en una estampida en el santuario de Mata Vaishno Devi, uno de los lugares hindúes más venerados del norte de India, el sábado por la mañana.

El Papa Francisco instó el sábado al mundo a «arremangarse» por la paz en su mensaje de Año Nuevo.

Con motivo de la 55ª Jornada Mundial de la Paz, el líder de los 1.300 millones de católicos del mundo dedicó su discurso del Ángelus a alentar el fin de la violencia y dijo a la multitud reunida en la Plaza de San Pedro que mantuviera la paz en sus pensamientos.

«Volvamos a casa pensando: ¡paz, paz, paz! Necesitamos la paz», dijo.

Desde Seúl hasta Ciudad de México y San Francisco, muchas festividades fueron canceladas como en 2021, o severamente restringidas.

En París, donde se canceló el tradicional espectáculo de fuegos artificiales de Nochevieja, miles de personas, muchas menos que antes de la pandemia, pasearon por los Campos Elíseos, donde la policía controló el uso de máscaras faciales, de nuevo obligatorio.

En el corazón de Madrid, la tradicional fiesta frente a la Puerta del Sol reunió a unas 7.000 personas para tragar uvas al son de las doce campanadas de medianoche.

En Sydney, ciudad que presume de ser la «capital mundial del Año Nuevo«, la afluencia de público fue inusualmente escasa en el puerto para presenciar el tradicional espectáculo de fuegos artificiales.

«Sólo intento centrarme en las cosas positivas que han ocurrido este año en lugar de las negativas», dijo Melinda Howard, una estudiante de medicina de 22 años.

En Brasil, el segundo país más afectado por el coronavirus después de Estados Unidos, Río de Janeiro volvió a la playa de Copacabana para dar la bienvenida a 2022, aunque con menos gente debido al mal tiempo y a las restricciones por la pandemia.

«Esperaba ver mucha más gente, sería estresante», dijo a la AFP Alejandra Luna, una turista colombiana de 28 años. «Es tranquilo, me gusta», añadió.

Vestida de amarillo para atraer la prosperidad, la carioca Andreia Viana observó los 16 minutos de fuegos artificiales y comentó a la AFP: «Fue emocionante, porque pasamos mucho tiempo en pandemia y ahora que vuelven los fuegos artificiales, parecen más bonitos, tienen más sentido», subrayó.

En Sudáfrica, donde se detectó la nueva variante a finales de noviembre, el toque de queda nocturno vigente desde hace 21 meses se interrumpió durante cuatro horas a partir de la medianoche.

Nueva York se preparó para recibir el Año Nuevo en Times Square, con la famosa caída de la bola y los papeles voladores, aunque de forma reducida debido a la pandemia.

El alcalde Bill de Blasio dijo que la fiesta podía seguir adelante, pero sólo con unas 15.000 personas en Times Square, en lugar de las 60.000 habituales, y todos debían estar vacunados y llevar mascarillas.

«Este es un sueño nuestro. Está en nuestra lista de deseos para ver, la caída del orbe en Nochevieja, y nos hemos vacunado para esto», explicó Chroni Stokes, de 27 años, que vino con su pareja a Nueva York desde Memphis (Tennessee).

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, instó el viernes a la unidad en el nuevo año en un mensaje de vídeo en el que saludó a los «extraordinarios» estadounidenses.

En Rusia, el presidente Vladimir Putin mencionó en un mensaje televisado la epidemia de Covid sin citar la cifra de más de 600.000 muertos establecida la víspera por la agencia nacional de estadísticas -el doble de la comunicada por el Gobierno-, que sitúa al país entre los más enlutados del mundo.

Por su parte, en Francia, el presidente Emmanuel Macron emitió un mensaje de fin de año en el que se declaró «decididamente optimista» y expresó su deseo de que 2022 sea también «el año del fin de la epidemia».

Los expertos esperan que 2022 marque una nueva fase de la pandemia, menos mortífera. Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) no quiere bajar la guardia y advierte que el «tsunami» de infecciones podría llevar a los sistemas sanitarios «al borde del colapso».

Siga Leyendo

Mundo

Un ex militar colombiano es acusado en EE.UU. por el asesinato del presidente de Haití

Publicado

el

Por

Un ex militar colombiano fue acusado el martes en Estados Unidos por su presunta participación en el asesinato de Jovenel Moise, presidente de Haití.

El hombre, de 43 años, está acusado de participar «en un complot para secuestrar o asesinar» al presidente haitiano el pasado mes de julio, según informó el Departamento de Justicia de Estados Unidos en un comunicado.

El colombiano fue detenido el lunes en un aeropuerto de Panamá, cuando se encontraba en un vuelo de Jamaica a Colombia; posteriormente fue extraditado a Miami, donde compareció ante un juez el martes.

Si es declarado culpable de los cargos que se le imputan, se enfrenta a cadena perpetua.

En reacción a la acusación, el primer ministro haitiano, Ariel Henry, dijo en un mensaje transmitido por su oficina a la AFP que desea que «la justicia triunfe por el infame asesinato de Jovenel Moise, no sólo para el ex presidente sino también para su familia y para nuestra nación».

La Fiscalía estadounidense afirma que el complot contra Moise «se centró inicialmente en el secuestro del presidente como parte de una supuesta operación de arresto», pero «finalmente resultó en un complot para asesinar», bajo la dirección de un hombre identificado como «co-conspirador número 1».

Este hombre, con doble nacionalidad haitiana y estadounidense, está detenido en Haití.

Los fiscales afirman en la denuncia que «el 7 de julio de 2021, […] entraron en la residencia del presidente en Haití con la intención y el propósito de matar al presidente Moise, y de hecho el presidente fue asesinado».

El nuevo imputado ya había sido detenido en octubre pasado en Jamaica, fue liberado y deportado a Colombia porque Haití no aportó pruebas suficientes de su participación en el asesinato.

Sin embargo, fue detenido por las autoridades panameñas cuando hizo escala en el aeropuerto internacional de Tocumen.

Según la directora del Servicio Nacional de Migración panameño, Samira Gozaine, tras su detención, el acusado «aceptó la extradición voluntaria y por eso anoche (lunes) abordó un vuelo a Miami».

El Buró Federal de Investigaciones de Estados Unidos (FBI) está trabajando en el caso con otros socios, como los agentes de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI).

Aunque varios haitianos, dos estadounidenses y una quincena de colombianos acusados de estar implicados en el asesinato de Moise están encarcelados en la prisión de Puerto Príncipe desde el verano, la investigación sobre el asesinato no parece avanzar.

El asesinato del presidente ahondó en la profunda crisis política en la que está inmerso Haití desde hace años.

El Primer Ministro Henry también denunció haber sido objeto de un intento de asesinato.

En una entrevista con la AFP publicada el lunes, Henry dijo que tuvo que salir corriendo de las celebraciones de la fiesta nacional el sábado en la ciudad de Gonaives bajo ráfagas de disparos que alcanzaron su vehículo blindado.

Sin un parlamento que funcione desde hace dos años y con un poder judicial paralizado, Haití, el país más pobre del Caribe, se hunde en una crisis de gobernabilidad.

El creciente control de las bandas sobre el territorio nacional dificulta las esperanzas de una mejora de las condiciones de vida de la población, víctima de secuestros cometidos diariamente por bandas armadas.

En 2021 se registraron al menos 950 secuestros en Haití, según el Centro de Análisis e Investigación de los Derechos Humanos, con sede en Puerto Príncipe.

Siga Leyendo

Mundo

IHU, la nueva variante de Covid 19 con más mutaciones que Omicron

Publicado

el

Por

Hace unas semanas, investigadores franceses identificaron una nueva variante de Covid derivada de otra variante cuyos primeros casos se descubrieron en la República del Congo el pasado mes de septiembre.El Institut Hospitalier Universitaire de Marseille, donde se originó este descubrimiento, anunció en su cuenta de Twitter el 9 de diciembre que había bautizado a esta variante con el acrónimo IHU.Sus investigadores publicaron a finales del mes pasado un estudio preliminar sobre esta «variante IHU«, denominada B.1, que aún debe ser confirmado por sus homólogos. Según este centro especializado en enfermedades infecciosas, fundado y dirigido por el controvertido médico Didier Raoult, los primeros casos de este tipo fueron detectados por científicos en la localidad de Forcalquier, en el departamento de Alpes de Alta Provenza. Esta variante contiene 46 mutaciones, incluso más que Omicron, y es uno de los dos derivados de B.1 Una característica especial de la «variante IHU es que una de sus mutaciones está asociada a un posible aumento de la transmisión del virus.

Siga Leyendo

Mundo

La OPEP+ prevé aumentar la producción de petróleo a partir de febrero

Publicado

el

Por

Los países miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP+) acordaron el martes mantener el aumento de la producción de petróleo previsto para febrero, debido a que prevén que la presencia de la variante Omicron de Covid-19 tendrá un impacto efímero en la demanda.

La OPEP, que también forma parte de una alianza liderada por Rusia, ha aumentado su objetivo de producción de crudo todos los meses desde el pasado agosto, con un incremento de 400 mil barriles diarios (bpd).

Por su parte, Estados Unidos ha instado a la OPEP+ a bombear más crudo para ayudar a la recuperación económica mundial de la pandemia, además de enfriar los precios, que se cotizan en torno a los 80 dólares por barril; sin embargo, el mercado asegura que está equilibrado, por lo que no es necesaria más producción de petróleo.

La OPEP está retirando los recortes de producción de 10 millones de bpd aplicados en 2020, a medida que la demanda de petróleo y los precios se recuperan de su caída por la pandemia.

Según los planes actuales de la OPEP+, el objetivo de 400.000 bpd se elevará de nuevo, lo que dejará unos 3 millones de bpd en recortes que se desharán en septiembre, según el acuerdo alcanzado el pasado julio.

A través de un informe técnico, la OPEP+ restó importancia al impacto económico de la variante Omicron de Covid-19 en la demanda de petróleo, asegurando que sería «leve y de corta duración».

«Esto se suma a unas perspectivas económicas estables tanto en las economías avanzadas como en las emergentes2, afirmó la OPEP+.

En cambio, la producción real no ha alcanzado un ritmo similar al de las previsiones de producción de la OPEP, ya que algunos miembros de la organización están luchando contra las limitaciones de capacidad.

Por otra parte, los productores de la OPEP incumplieron sus objetivos de 730 mil bpd en octubre y de 650 mil bpd en noviembre, según la Agencia Internacional de la Energía.

Según fuentes internacionales, la próxima reunión de la OPEP se celebrará el 2 de febrero.

Siga Leyendo

Trending