Connect with us

México

El Blanquita, un refugio para los que huían en 1968

Publicado

el

Cae la tarde y se escuchan disparos hasta llegar al Teatro Blanquita, no muy lejos de la Plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco. El espectáculo está a punto de comenzar, pero se retrasa debido al caos, a la confusión, ya que algunos estudiantes angustiados corren, temiendo por sus vidas, y han llegado en busca de refugio hasta los camerinos de los artistas; otros se esconden entre el público. Agentes de paisano, con guantes blancos, les persiguen.

Carmelita Salinas tampoco olvida el 2 de octubre. Era 1968 y México preparaba sus Juegos Olímpicos, la decimonovena edición de la Olimpiada que estaba a la vuelta de la esquina, cuando ocurrió lo impensable, lo inesperado, la barbarie: el gobierno del presidente Gustavo Díaz Ordaz dispersó a tiros una manifestación estudiantil. Muchos fueron asesinados; otros fueron encarcelados y muchos otros desaparecieron.

Precisamente, Carmen Salinas estaba en la Blanquita cuando ocurrió la masacre; hoy lo recuerda:

«¡Nos van a matar, nos van a matar!», gritaban asustados los muchachos, dos de ellos se metieron a mi camerino y los escondí entre los vestidos que usaba para mis suplantaciones.

¡Ya han matado a varios de nuestros compañeros! ¡Por favor, no dejes que nos maten!

En ese momento, llegaron varios tipos como una jauría tras su presa y Carmen apareció en sujetador, cubriéndose apenas con los brazos. No tenía baño en su camerino, así que decidió esconderlos entre los trajes de Celia Cruz y Lola Beltrán, anchos, pesados, ideales para cumplir su cometido.

No entiendo de qué estáis hablando -escupió a los intrusos-. Perdonad, pero me estoy vistiendo, estoy a punto de salir al escenario. Los chicos se fueron.

Fue hace 50 años. La actriz también recuerda que muchas de las estudiantes se refugiaron en los camerinos de las bailarinas, que se encontraron desnudas, con los pechos al aire, ante los hombres con guantes blancos que las miraron de reojo y continuaron su cacería. ¿Militares o policías? Quién sabe.

Más tarde nos enteramos por las noticias. No pude percibir la dimensión de lo ocurrido, pero me pareció cobarde sofocar una protesta no con el diálogo, sino con las armas. Muchas veces actué por Díaz Ordaz y sus invitados en Los Pinos, pero había algo del presidente que no me gustaba.

Carmelita cuenta que, ante la represión y el asesinato, la mayoría de la comunidad artística se solidarizó con el movimiento estudiantil que marcaría un punto de inflexión en la vida política y social de nuestro país.

El lado romántico vendría después, ya que, al calor del movimiento, la ahora ex diputada conoció al doctor Carlos Paulín, quien se convertiría en su esposo luego de que le pidiera apoyo para recaudar fondos y pagar la fianza para liberar a los estudiantes que estaban presos.

«Carlos y yo organizamos espectáculos en el Poli, en el Casco de Santo Tomás, recuerdo que llevé a (los cantantes) José María Napoléon y Chayito de Alba, entre otros compañeros que nos ayudaron, y por supuesto presenté mi espectáculo de imitaciones. Así recaudamos dinero para sacar a los compañeros de Paulín de la cárcel.

Paulín también era pintor, así que hizo una gran pancarta que expresaba el rechazo de los estudiantes a la brutalidad policial y militar contra ellos.

Y, entonces, se enamoraron. Carmen Salinas se divorció en 1971 del pianista Pedro Plascencia y al año siguiente se casó con el médico, cuya filiación política se identificaba con la izquierda.

¡Déjenlos pasar! -pidió Carmen al transpunte. Allí, detrás del telar.

Nadie sabía lo que ocurría ahí, unas cuadras adelante del teatro, pero las sirenas de las patrullas y las ambulancias se escuchaban circulando por Aquiles Serdán (hoy Eje Central) hacia la Plaza de las Tres Culturas donde, según los testimonios, una bengala fue la señal para iniciar el operativo gubernamental contra los estudiantes.

Estaban pálidos, muertos de miedo. Nos dolió mucho después de conocer los hechos. Fue muy desagradable y cuando veo un reportaje sobre el 2 de octubre, vuelvo a sentir la angustia, la desesperación de esos muchachos que entraron a mi camerino».

En opinión de Carmen Salinas, la masacre del 2 de octubre de 1968 en Tlatelolco, «fue un acto cobarde que nunca debe repetirse».

Siga Leyendo

México

AMLO descarta restricciones por la nueva variante Omicron

Publicado

el

El presidente Andrés Manuel López Obrador expresó que no ve razones para preocuparse o entrar en pánico por la aparición de la variante Omicron del SARS-CoV-2 en México y descartó el cierre de actividades en el país por esta variante, clasificada por la OMS como preocupante.

Durante su conferencia matutina, desde el estado de Oaxaca, el mandatario dijo que hay mucha información en los medios de comunicación y «no debemos entrar en pánico porque hay mucha incertidumbre, información no confirmada, eso es lo que puedo decir, todavía no hay información sólida, si esta variante es más peligrosa que las otras variantes, no hay tal cosa», dijo el presidente.

Aseguró que México «está preparado para todo» y atento para proteger a la población. Al mismo tiempo, subrayó que México actuará con responsabilidad en este asunto.

También anunció que intensificará el programa de vacunación y, además, hablará de ello pasado mañana en su informe en el Zócalo de la Ciudad de México.

Por su parte, el gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat agradeció al presidente López Obrador su visita al estado, pues dijo que con ella trae felicidad y resultados al estado, además agradeció al mandatario por mostrar a Oaxaca al mundo, durante su visita a la Organización de las Naciones Unidas. Al mismo tiempo dijo que había una demanda histórica de 100 años para cambiar las condiciones del estado.

«Había una demanda histórica para que se crearan condiciones diferentes y hoy se hace con ánimo de júbilo, estamos avanzando en proyectos que están llamados a ser el motor de crecimiento de México. Estamos viendo que proyectos que llevan más de 100 años esperando se están haciendo realidad», dijo.

En su turno, el secretario de la Defensa Nacional, Luis Crescencio Sandoval, rindió un informe de seguridad en el estado e informó que los delitos como el robo, la extorsión, el homicidio doloso, la trata, el robo a casa habitación y al transporte van a la baja. En tanto, el estado ocupa el lugar 14 a nivel nacional en homicidios dolosos.

«La incidencia delictiva, todos los delitos que vamos a citar se muestran en la hoja secuestro, robo, extorsión, homicidios, trata, robo a casa habitación, transporte y considerando el total de delitos, todos tienen una tendencia a la baja», dijo el titular de la Sedena.

Siga Leyendo

México

Consejo de Género de la OEM: Consideran que la cobertura de las mujeres buscadoras es desigual

Publicado

el

Representantes de colectivos de Tamaulipas, Sonora y Veracruz consideraron que el trabajo que realizan las mujeres que buscan a personas desaparecidas en México es cubierto de manera muy desigual por los medios de comunicación.

Durante la decimocuarta sesión del Consejo de Género de la OEM, presidida el 25 de noviembre por su directora general editorial, Martha Ramos Sosa, las mujeres que buscan a sus familiares desaparecidos compartieron su experiencia sobre la cobertura periodística del fenómeno.

Las participantes coincidieron en que el apoyo de los medios de comunicación es importante para visibilizar el problema y presionar a las autoridades para que agilicen sus investigaciones, sin embargo, su cobertura no es pareja.

Según la experiencia de Delia Quiroa Flores, del Colectivo 10 de Marzo de Tamaulipas, los medios locales de ese estado no acompañan a las mujeres buscadoras por temor a represalias de los grupos criminales o de las autoridades locales. Y si en algún momento cubren la búsqueda, no le dan seguimiento por temor.

Quiroa señala que la cobertura de los medios de comunicación, además de visibilizar el trabajo de las buscadoras, también las protege en cierto modo, ya que la naturaleza de su búsqueda las convierte en objetivo de los delincuentes y de las autoridades coludidas. «Me han expuesto mucho, tengo que vigilar a los malos y al gobierno».

Añadió que los medios de comunicación también pueden ser un buen punto de contacto entre colectivos o con personas que no saben por dónde empezar su búsqueda, y ayudar a esa labor social.

Además, deberían ser una ventana para denunciar los problemas a los que se enfrentan las buscadoras. Puso como ejemplo el caso de un sujeto que contactó vía Facebook con una madre que buscaba a su hija diciéndole que la tenía y que a cambio de liberarla debía enviarle un vídeo sexual. «Así de enferma es esta gente, llegan a esos extremos de deshumanización, a eso estamos expuestos los que la buscamos».

Por su parte, Lucía de los Ángeles Díaz, del colectivo Solecito de Veracruz, explicó que en su estado la prensa local suele ser aliada, mientras que los medios nacionales ignoran el problema.

«Algunos grandes medios de comunicación han mantenido el tema en silencio, han mantenido toda esta tragedia tan grande, tan terrible, esta catástrofe que han mantenido totalmente en silencio; mientras todo sucedía han callado y han ocultado la verdad.

«Ellos siguen siendo los que nos criminalizan, desde ahí se está dando toda esta narrativa de la criminalización de los desaparecidos», dijo Díaz.

Como ejemplo de la falta de interés de los medios de comunicación nacionales, dijo que las mujeres del colectivo Solecito han encontrado 65 cuerpos en nueve meses, «y eso no es noticia para los medios. En otros países, en Alemania, eso sería una gran noticia, un escándalo, y aquí no pasa nada».

Cecilia Flores, del colectivo Madres Buscadoras de Sonora, ve en los medios de comunicación unos aliados que les ayudan a difundir su trabajo, a visibilizar el problema de los desaparecidos y a denunciar a las autoridades ausentes. De alguna manera, los periodistas las apoyan en su búsqueda.

«Necesitamos que los medios de comunicación muestren que estamos haciendo el trabajo que deberían hacer las autoridades», dijo Flores.

Gabriela Ramírez, integrante del Centro de Información de la ONU en México y asesora permanente del OEM, recordó que la Comisión Nacional de Búsqueda (CNB) reporta 94 mil desaparecidos en México y sólo 35 sentencias.

«La autoridad no está haciendo lo que le corresponde. Una vez más este problema, como muchos otros que hemos discutido en este Consejo, nos lleva a la absoluta ineficiencia del Poder Judicial«, enfatizó.

Delia Quiroa, quien encabezó la búsqueda de restos en el campo de exterminio de La Bartolina, en Tamaulipas, señaló la necesidad de contar con servicios médicos forenses modernos y con personal capacitado.

«Los desaparecidos son desaparecidos para todos nosotros, esto destruye el tejido social porque el hecho de que nos falte una persona que es parte de la comunidad ya nos duele», enfatizó.

Lucy Díaz agregó que es necesario contar con un banco genético con la tecnología necesaria para identificar los cuerpos.

Añadió que es necesaria una campaña nacional de recogida de ADN para crear bancos de datos. Actualmente hay pocos perfiles genéticos en las bases de datos, por lo que las búsquedas son limitadas.

Lucy Díaz también indicó que los medios de comunicación no deben abordar el tema de los buscadores tanto como víctimas sino con un enfoque de victoria, «de avanzar un paso cada día».

«Cada vez que encontramos a alguien, se lo robamos al victimario, que querría tenerlo en la sombra, perdido».

Señaló que muchas mujeres no tienen las condiciones para emprender la búsqueda por cuestiones personales o económicas, «pero estamos para ayudarnos, para eso están los colectivos».

Sara Lovera, periodista feminista y asesora permanente de OEM, añadió que las mujeres que participaron en la búsqueda del desaparecido no pudieron hacerlo por su situación personal o económica, «pero estamos para ayudarlas».

Siga Leyendo

México

Las aguas residuales envenenan el río Grande

Publicado

el

Las dos tuberías principales de aguas residuales del oeste de El Paso, Texas, conocidas como Frontera Force Main, sufrieron roturas que han provocado que 10 millones de galones de agua contaminada fluyan hacia el río Grande cada día desde el 10 de agosto.

Las fugas de aguas residuales -principalmente de inodoros y desagües- ponen en peligro la salud de las personas y la fauna de ambos lados de la frontera.

El punto de vertido se encuentra en el lecho del río, cerca de Paisano Drive y Racetrack Drive, en la frontera con Ciudad Juárez, Chihuahua, donde los residentes han tenido que lidiar con un olor cada vez más insoportable.

El Paso Water, la empresa responsable de las tuberías, dijo a El Sol de México que espera dejar de verter aguas residuales en el cauce a finales de año, cuando espera completar la sustitución de una de las tuberías dañadas. Hasta que eso ocurra, ha advertido a la población que evite acercarse a la zona por los «riesgos para la salud».

Incluso la sección estadounidense de la Comisión Internacional de Límites y Aguas (CILA), organismo binacional que supervisa los tratados de agua entre Estados Unidos y México, decidió modificar sus trabajos a lo largo del río por el peligro que suponen las aguas residuales para la salud humana.

«Nuestra División de Contabilidad del Agua ha restringido a nuestros empleados para que no vayan al río a hacer mediciones de arroyos. Nuestro Programa de Ríos Limpios ha modificado sus métodos de recogida de muestras de agua utilizando un cubo de muestreo o palos de muestreo en lugar de vadear el agua», se lee en su página web.

Las familias que esperaban reunirse con sus seres queridos en el tradicional evento «Abrazos, no muros«, que se celebra cada año en la frontera entre El Paso y Ciudad Juárez, también tendrán que esperar hasta el año que viene debido al derrame, dijo el jueves pasado Fernando García, director de la Red Fronteriza por los Derechos Humanos (BNHR).

A través de un comunicado de prensa, García aseguró que el evento que estaba previsto para diciembre fue cancelado debido a las condiciones del río y a los riesgos de salud que podría suponer para las familias.

«La razón principal es el desvío de aguas residuales al río. Este proceso de contaminación nos preocupa y no podemos arriesgar a las familias», dijo el director del BNHR.

Por parte de México, este diario consultó a la Comisión Nacional del Agua (Conagua) del estado de Chihuahua, que respondió que aún está «a la espera de información de sus oficinas centrales para poder dar a conocer posibles efectos ambientales».

Si bien las pruebas preliminares muestran que el agua no contiene derrames químicos, la empresa de servicios públicos dijo que está a la espera de pruebas adicionales para ver el contenido de patógenos y bacterias en el río.

Por su parte, El Paso Water explicó que el accidente se produjo después de que las fuertes lluvias provocaran inundaciones en toda la ciudad estadounidense. Las tuberías de acero del alcantarillado cercanas a una estación de bombeo, que ayuda a trasladar las aguas residuales a las plantas de tratamiento, no pudieron soportar la cantidad de agua y se rompieron al mismo tiempo.

El sistema, de 25 años de antigüedad, era único, según la empresa, porque cada tubería podía transportar toda la carga de aguas residuales de 17.500 hogares para evitar fallos en el sistema.

Además, las tuberías estaban revestidas con un revestimiento para protegerlas del suelo y tratadas por dentro para evitar los daños causados por los ácidos y gases de las aguas residuales. Sin embargo, la carga de agua no aguantó y rompió las tuberías, por lo que para evitar más inundaciones, el líquido «tuvo que ser vertido, y el único lugar que podía manejar esa cantidad era el Río Bravo«, añadió la empresa de servicios públicos.

«Las cuadrillas han estado trabajando las 24 horas del día y, a veces, con las aguas negras hasta las rodillas para hacer reparaciones y remediar la situación. Con los continuos flujos de aguas residuales, el terreno difícil y las tuberías enterradas hasta 6 metros de profundidad, se han enfrentado a enormes desafíos y complicaciones durante las reparaciones», dijo.

Estela Fonseca, de 72 años, vive en Socorro, a casi 90 kilómetros aguas abajo del vertido, y todos los días tiene que lidiar con el olor. El río pasa a menos de dos kilómetros de su casa, lo que significa que, dependiendo de la dirección en que sople el viento, el olor penetra en su hogar.

Fonseca Padilla, que empezó a caminar junto al río durante la pandemia, se entristece al ver bandadas de palomas bebiendo del río.

«Parece que nos hemos convertido en un vertedero de aguas residuales y es desolador que la fauna silvestre beba agua de ahí, pero más preocupante es que vayamos a enfermar», se lamenta.

Siga Leyendo

Trending