Connect with us

Mundo

Dos décadas después del primer intento de clonar humanos

Publicado

el

Han pasado 20 años desde que la posibilidad de recrear copias exactas de nuestros seres queridos se hizo palpable con el anuncio por parte de una empresa estadounidense de que había conseguido clonar embriones humanos, noticia que, sin embargo, desató una ola de críticas tanto entre los científicos como entre la clase política que aún continúa en la actualidad.

El 25 de noviembre de 2001, la empresa Advanced Cell Technology (ACT), con sede en Massachusetts, publicó los resultados de una de sus investigaciones en el Journal of Regenerative Medicine, en el que afirmaba que sus científicos habían extraído el ADN del núcleo de un óvulo humano y lo habían sustituido por el de una célula diferenciada.

Lea también: Dos monos clonados por primera vez con la misma técnica que creó la oveja Dolly.

A continuación, consiguieron que esta combinación se desarrollara hasta un «estadio embrionario» en ocho de los ovocitos, según un comunicado de la empresa, aunque sólo uno de ellos alcanzó un estadio de seis células hasta que dejó de dividirse.

Aunque el logro está todavía a una distancia considerable de poder llevar a la clonación de humanos, la noticia sacudió al mundo y provocó una fuerte polémica, algo que ya preveían los directivos de ACT, que se adelantaron a las críticas en su comunicado inicial.

«Nuestra intención no es crear clones de seres humanos, sino desarrollar terapias que salven vidas para una amplia variedad de enfermedades humanas, como la diabetes, el ictus, el cáncer, el sida y las enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson o el Alzheimer«, dijo entonces el vicepresidente de desarrollo médico y científico de ACT, Robert Lanza.

«Sólo trato de ayudar a la gente que está enferma, y ése es realmente nuestro objetivo», insistió el presidente y director general de la empresa, Michael West, quien al mismo tiempo subrayó que sólo se trataba de «crear vida celular humana, no vida humana».

A pesar de ello, la indignación no tardó en llegar, incluso por parte del entonces presidente de Estados Unidos, George W. Bush.

«El presidente ha dejado claro que está completamente en contra de cualquier tipo de clonación de embriones humanos», dijo la entonces portavoz de la Casa Blanca, Jennifer Milerwise.

Unos meses antes del estudio publicado por ACT, empresa que en los años siguientes fue rebautizada y luego absorbida por otra compañía, el Congreso de Estados Unidos aprobó la prohibición de la clonación humana bajo penas de hasta diez años de cárcel y un millón de dólares de multa.

La medida, sin embargo, nunca se convirtió en ley federal porque no fue aprobada por el Senado, donde debería haber sido ratificada.

Además de las críticas sobre el aspecto ético de lo que podría significar la clonación humana y los posibles usos que se le podrían dar, como la creación de mano de obra esclava, ACT se enfrentó a los duros comentarios de sus colegas científicos, que señalaron que conseguir que una célula se dividiera un puñado de veces no podía calificarse de resultado exitoso.

En un artículo de la Universidad de Arizona, el historiador de la biología moderna Lijing Jian explicó la controversia que ACT suscitó entre los científicos por su «hiperbólico» anuncio de haber clonado el primer embrión humano.

«Lo que ACT había conseguido en realidad (…) era la creación de un cuasi-embrión aberrante de seis células humanas que no se parecía en nada a un blastocisto (embrión de 5 o 6 días de desarrollo) y mucho menos a un feto humano», subrayaba Jian en su escrito.

Desde entonces, y aunque los avances de la ciencia han sido constantes, los expertos siguen afirmando que la clonación de seres humanos es muy difícil, debido a la complejidad de las células humanas, como señala Horacio Merchant Larios, biólogo del Instituto de Investigaciones Biomédicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Esto no ha impedido que un controvertido grupo estadounidense llamado Clonaid lleve años experimentando con embriones humanos, esfuerzos que, según la organización, han dado como resultado la clonación de varios bebés -el primero de ellos en 2003-, aunque nunca se facilitaron los datos científicos de este supuesto hito, por lo que los expertos niegan que se haya producido.

Siga Leyendo

Mundo

Un ex militar colombiano es acusado en EE.UU. por el asesinato del presidente de Haití

Publicado

el

Por

Un ex militar colombiano fue acusado el martes en Estados Unidos por su presunta participación en el asesinato de Jovenel Moise, presidente de Haití.

El hombre, de 43 años, está acusado de participar «en un complot para secuestrar o asesinar» al presidente haitiano el pasado mes de julio, según informó el Departamento de Justicia de Estados Unidos en un comunicado.

El colombiano fue detenido el lunes en un aeropuerto de Panamá, cuando se encontraba en un vuelo de Jamaica a Colombia; posteriormente fue extraditado a Miami, donde compareció ante un juez el martes.

Si es declarado culpable de los cargos que se le imputan, se enfrenta a cadena perpetua.

En reacción a la acusación, el primer ministro haitiano, Ariel Henry, dijo en un mensaje transmitido por su oficina a la AFP que desea que «la justicia triunfe por el infame asesinato de Jovenel Moise, no sólo para el ex presidente sino también para su familia y para nuestra nación».

La Fiscalía estadounidense afirma que el complot contra Moise «se centró inicialmente en el secuestro del presidente como parte de una supuesta operación de arresto», pero «finalmente resultó en un complot para asesinar», bajo la dirección de un hombre identificado como «co-conspirador número 1».

Este hombre, con doble nacionalidad haitiana y estadounidense, está detenido en Haití.

Los fiscales afirman en la denuncia que «el 7 de julio de 2021, […] entraron en la residencia del presidente en Haití con la intención y el propósito de matar al presidente Moise, y de hecho el presidente fue asesinado».

El nuevo imputado ya había sido detenido en octubre pasado en Jamaica, fue liberado y deportado a Colombia porque Haití no aportó pruebas suficientes de su participación en el asesinato.

Sin embargo, fue detenido por las autoridades panameñas cuando hizo escala en el aeropuerto internacional de Tocumen.

Según la directora del Servicio Nacional de Migración panameño, Samira Gozaine, tras su detención, el acusado «aceptó la extradición voluntaria y por eso anoche (lunes) abordó un vuelo a Miami».

El Buró Federal de Investigaciones de Estados Unidos (FBI) está trabajando en el caso con otros socios, como los agentes de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI).

Aunque varios haitianos, dos estadounidenses y una quincena de colombianos acusados de estar implicados en el asesinato de Moise están encarcelados en la prisión de Puerto Príncipe desde el verano, la investigación sobre el asesinato no parece avanzar.

El asesinato del presidente ahondó en la profunda crisis política en la que está inmerso Haití desde hace años.

El Primer Ministro Henry también denunció haber sido objeto de un intento de asesinato.

En una entrevista con la AFP publicada el lunes, Henry dijo que tuvo que salir corriendo de las celebraciones de la fiesta nacional el sábado en la ciudad de Gonaives bajo ráfagas de disparos que alcanzaron su vehículo blindado.

Sin un parlamento que funcione desde hace dos años y con un poder judicial paralizado, Haití, el país más pobre del Caribe, se hunde en una crisis de gobernabilidad.

El creciente control de las bandas sobre el territorio nacional dificulta las esperanzas de una mejora de las condiciones de vida de la población, víctima de secuestros cometidos diariamente por bandas armadas.

En 2021 se registraron al menos 950 secuestros en Haití, según el Centro de Análisis e Investigación de los Derechos Humanos, con sede en Puerto Príncipe.

Siga Leyendo

Mundo

IHU, la nueva variante de Covid 19 con más mutaciones que Omicron

Publicado

el

Por

Hace unas semanas, investigadores franceses identificaron una nueva variante de Covid derivada de otra variante cuyos primeros casos se descubrieron en la República del Congo el pasado mes de septiembre.El Institut Hospitalier Universitaire de Marseille, donde se originó este descubrimiento, anunció en su cuenta de Twitter el 9 de diciembre que había bautizado a esta variante con el acrónimo IHU.Sus investigadores publicaron a finales del mes pasado un estudio preliminar sobre esta «variante IHU«, denominada B.1, que aún debe ser confirmado por sus homólogos. Según este centro especializado en enfermedades infecciosas, fundado y dirigido por el controvertido médico Didier Raoult, los primeros casos de este tipo fueron detectados por científicos en la localidad de Forcalquier, en el departamento de Alpes de Alta Provenza. Esta variante contiene 46 mutaciones, incluso más que Omicron, y es uno de los dos derivados de B.1 Una característica especial de la «variante IHU es que una de sus mutaciones está asociada a un posible aumento de la transmisión del virus.

Siga Leyendo

Mundo

La OPEP+ prevé aumentar la producción de petróleo a partir de febrero

Publicado

el

Por

Los países miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP+) acordaron el martes mantener el aumento de la producción de petróleo previsto para febrero, debido a que prevén que la presencia de la variante Omicron de Covid-19 tendrá un impacto efímero en la demanda.

La OPEP, que también forma parte de una alianza liderada por Rusia, ha aumentado su objetivo de producción de crudo todos los meses desde el pasado agosto, con un incremento de 400 mil barriles diarios (bpd).

Por su parte, Estados Unidos ha instado a la OPEP+ a bombear más crudo para ayudar a la recuperación económica mundial de la pandemia, además de enfriar los precios, que se cotizan en torno a los 80 dólares por barril; sin embargo, el mercado asegura que está equilibrado, por lo que no es necesaria más producción de petróleo.

La OPEP está retirando los recortes de producción de 10 millones de bpd aplicados en 2020, a medida que la demanda de petróleo y los precios se recuperan de su caída por la pandemia.

Según los planes actuales de la OPEP+, el objetivo de 400.000 bpd se elevará de nuevo, lo que dejará unos 3 millones de bpd en recortes que se desharán en septiembre, según el acuerdo alcanzado el pasado julio.

A través de un informe técnico, la OPEP+ restó importancia al impacto económico de la variante Omicron de Covid-19 en la demanda de petróleo, asegurando que sería «leve y de corta duración».

«Esto se suma a unas perspectivas económicas estables tanto en las economías avanzadas como en las emergentes2, afirmó la OPEP+.

En cambio, la producción real no ha alcanzado un ritmo similar al de las previsiones de producción de la OPEP, ya que algunos miembros de la organización están luchando contra las limitaciones de capacidad.

Por otra parte, los productores de la OPEP incumplieron sus objetivos de 730 mil bpd en octubre y de 650 mil bpd en noviembre, según la Agencia Internacional de la Energía.

Según fuentes internacionales, la próxima reunión de la OPEP se celebrará el 2 de febrero.

Siga Leyendo

Trending