La pandemia amplifica las desigualdades incluso en materia de prevención: para demasiadas personas, las máscaras y el distanciamiento siguen siendo un lujo.

A la hora de calcular cuántas personas adoptarán las medidas de prevención contra el cólera, como el distanciamiento social y el uso de mascarillas, hay un factor que puede ayudar a predecir cómo irán las cosas: la economía. Según un estudio de la Universidad Johns Hopkins (Baltimore) existe una relación muy estrecha entre el bienestar financiero de una persona o una familia y la observancia de conductas protectoras contra la pandemia: no porque quienes tienen más oportunidades sean necesariamente más cuidadosos (de hecho: abundan los ejemplos contrarios), sino porque en determinadas condiciones económicas es simplemente más fácil adoptar estas medidas.

¿Cómo crees que ha cambiado tu vida?

El estudio realizado en abril de 2020 se basa en datos sobre el salario, la demografía, el estado de salud, el empleo y la calidad de la vivienda de unas 6.000 personas de seis países diferentes, de las cuales unas mil viven en Estados Unidos. Se preguntó a los voluntarios participantes en qué medida había cambiado su comportamiento con respecto a antes de la pandemia, y si habían aumentado el distanciamiento social (alejarse de los lugares concurridos, ir menos de compras, visitar menos a los amigos y a la familia), así como la higiene de las manos y el uso de mascarillas.

Todos ellos habían cambiado sus hábitos de vida, pero las personas del grupo más acomodado considerado por el estudio (con unos ingresos de unos 230.000 dólares – 190.000 euros al año) tenían hasta un 54% más de probabilidades de aumentar los comportamientos de autoprotección que las personas del tramo económico más bajo (13.000 dólares al año, 10.700 euros). Los datos recogen la voluntad de cambiar los comportamientos, no el porcentaje de personas que se adhieren a las normas.

En comparación con los que seguían saliendo a trabajar, los que participaban en el smartworking eran un 24% más propensos a mantener el distanciamiento social. Mientras que los que ya ganaban menos antes de la pandemia han llegado a esta etapa en condiciones de empleo más frágiles, con más probabilidades de perder su trabajo o de perder un sueldo.

El factor casa

La #yomequedoencasa es menos gravosa para quienes tienen viviendas amplias y confortables. No es de extrañar que los encuestados que vivían en hogares sin disponibilidad de espacio exterior fueran un 20% menos propensos a cambiar sus hábitos de espaciamiento. Es comprensible que las personas que no viven en un hogar confortable tiendan a salir al exterior más a menudo», afirma Nick Papageorge, primer autor del estudio, «pero lo que nos gustaría señalar es que los gobernantes podrían considerar la posibilidad de abrir los parques de la ciudad en barrios concurridos durante una pandemia». Quizá sea un riesgo que merezca la pena correr».

La salud no es tan importante

Sorprendentemente, las condiciones de salud preexistentes (como la diabetes, la hipertensión, las enfermedades cardíacas o el asma) no parecían tener un impacto tan significativo en el cambio de hábitos en un sentido protector; de hecho, los que padecían enfermedades cardiovasculares parecían menos propensos a observar las medidas de distanciamiento, quizás dentro de un estilo de vida generalmente menos consciente de la salud. Por el contrario, la capacidad de equiparar la incomodidad del distanciamiento con los posibles beneficios, como pasar más tiempo con la familia, marcó la diferencia. Sin embargo, una vez más, los cambios en los hábitos de protección son más matizados en el caso de quienes viven la incertidumbre económica.