El ministro de Hacienda de Colombia, Alberto Carrasquilla, renunció el lunes tras presentar un frustrado proyecto de reforma tributaria que desató masivas y violentas protestas en el país.

«Mi continuidad en el gobierno dificultaría la construcción rápida y eficiente de los consensos necesarios» para llevar a cabo una nueva propuesta tributaria, dijo en un comunicado.

Carrasquilla será reemplazado por el economista José Manuel Restrepo, actual ministro de Comercio, anunció el presidente Iván Duque en Twitter.

El mandatario ordenó la víspera retirar la iniciativa que se debatía en el Congreso por la presión de las protestas en todo el país que han dejado al menos 19 muertos y 800 heridos, según las autoridades.

El ministro saliente advirtió que, «en ausencia de la reforma (…), la estabilidad macroeconómica del país se vería seriamente comprometida».

Presentada como una forma de aliviar las cuentas de la cuarta economía de América Latina, la iniciativa fue rechazada por la oposición, aliados políticos y manifestantes que la acusaron de castigar a la clase media y de ser inoportuna en medio de la crisis desatada por la pandemia.

Duque anunció el domingo un nuevo texto que excluirá los aspectos más controvertidos de la anterior iniciativa, como el aumento del IVA sobre bienes y servicios y la ampliación de la base del impuesto sobre la renta.

En su lugar, buscará gravar temporalmente a las empresas y a las clases sociales más ricas, dijo el presidente conservador, cuya popularidad se acerca al 33%.

Carrasquilla fue ministro de Hacienda entre 2003 y 2007 con Álvaro Uribe, jefe del partido Centro Democrático y mentor del actual presidente.

Desde el miércoles, decenas de miles de personas salieron a las calles para rechazar la reforma fiscal. Junto a las manifestaciones, en su mayoría pacíficas, hay disturbios. El gobierno sacó a los militares a la calle para apoyar a la policía en el control de los disturbios.

La Defensoría del Pueblo (Ombudsman) informó el lunes de la muerte de 18 civiles y un policía, mientras que el Ministerio de Defensa reporta 846 heridos, de los cuales 306 son civiles.

Las autoridades han capturado a 431 personas en los disturbios y acusan a grupos armados de infiltrarse en la protesta. Pero las ONG y la oposición coinciden en denunciar los graves abusos cometidos por las fuerzas de seguridad.

En su peor resultado en medio siglo, el Producto Interior Bruto (PIB) del país se desplomó un 6,8% en 2020 y el paro subió al 16,8% en marzo. Casi la mitad de los 50 millones de habitantes están en el sector informal y la pobreza alcanza al 42,5% de la población.

Las manifestaciones tienen lugar en medio de una nueva oleada de covid-19. En 13 meses, el virus ha causado más de 2,9 millones de infecciones y 75.164 muertes en Colombia.