Connect with us

Mundo

Dimite el ministro de Hacienda de Colombia tras las masivas protestas contra la reforma fiscal

Publicado

el

El ministro de Hacienda de Colombia, Alberto Carrasquilla, renunció el lunes tras presentar un frustrado proyecto de reforma tributaria que desató masivas y violentas protestas en el país.

«Mi continuidad en el gobierno dificultaría la construcción rápida y eficiente de los consensos necesarios» para llevar a cabo una nueva propuesta tributaria, dijo en un comunicado.

Carrasquilla será reemplazado por el economista José Manuel Restrepo, actual ministro de Comercio, anunció el presidente Iván Duque en Twitter.

El mandatario ordenó la víspera retirar la iniciativa que se debatía en el Congreso por la presión de las protestas en todo el país que han dejado al menos 19 muertos y 800 heridos, según las autoridades.

El ministro saliente advirtió que, «en ausencia de la reforma (…), la estabilidad macroeconómica del país se vería seriamente comprometida».

Presentada como una forma de aliviar las cuentas de la cuarta economía de América Latina, la iniciativa fue rechazada por la oposición, aliados políticos y manifestantes que la acusaron de castigar a la clase media y de ser inoportuna en medio de la crisis desatada por la pandemia.

Duque anunció el domingo un nuevo texto que excluirá los aspectos más controvertidos de la anterior iniciativa, como el aumento del IVA sobre bienes y servicios y la ampliación de la base del impuesto sobre la renta.

En su lugar, buscará gravar temporalmente a las empresas y a las clases sociales más ricas, dijo el presidente conservador, cuya popularidad se acerca al 33%.

Carrasquilla fue ministro de Hacienda entre 2003 y 2007 con Álvaro Uribe, jefe del partido Centro Democrático y mentor del actual presidente.

Desde el miércoles, decenas de miles de personas salieron a las calles para rechazar la reforma fiscal. Junto a las manifestaciones, en su mayoría pacíficas, hay disturbios. El gobierno sacó a los militares a la calle para apoyar a la policía en el control de los disturbios.

La Defensoría del Pueblo (Ombudsman) informó el lunes de la muerte de 18 civiles y un policía, mientras que el Ministerio de Defensa reporta 846 heridos, de los cuales 306 son civiles.

Las autoridades han capturado a 431 personas en los disturbios y acusan a grupos armados de infiltrarse en la protesta. Pero las ONG y la oposición coinciden en denunciar los graves abusos cometidos por las fuerzas de seguridad.

En su peor resultado en medio siglo, el Producto Interior Bruto (PIB) del país se desplomó un 6,8% en 2020 y el paro subió al 16,8% en marzo. Casi la mitad de los 50 millones de habitantes están en el sector informal y la pobreza alcanza al 42,5% de la población.

Las manifestaciones tienen lugar en medio de una nueva oleada de covid-19. En 13 meses, el virus ha causado más de 2,9 millones de infecciones y 75.164 muertes en Colombia.

Siga Leyendo

Mundo

Un ex militar colombiano es acusado en EE.UU. por el asesinato del presidente de Haití

Publicado

el

Por

Un ex militar colombiano fue acusado el martes en Estados Unidos por su presunta participación en el asesinato de Jovenel Moise, presidente de Haití.

El hombre, de 43 años, está acusado de participar «en un complot para secuestrar o asesinar» al presidente haitiano el pasado mes de julio, según informó el Departamento de Justicia de Estados Unidos en un comunicado.

El colombiano fue detenido el lunes en un aeropuerto de Panamá, cuando se encontraba en un vuelo de Jamaica a Colombia; posteriormente fue extraditado a Miami, donde compareció ante un juez el martes.

Si es declarado culpable de los cargos que se le imputan, se enfrenta a cadena perpetua.

En reacción a la acusación, el primer ministro haitiano, Ariel Henry, dijo en un mensaje transmitido por su oficina a la AFP que desea que «la justicia triunfe por el infame asesinato de Jovenel Moise, no sólo para el ex presidente sino también para su familia y para nuestra nación».

La Fiscalía estadounidense afirma que el complot contra Moise «se centró inicialmente en el secuestro del presidente como parte de una supuesta operación de arresto», pero «finalmente resultó en un complot para asesinar», bajo la dirección de un hombre identificado como «co-conspirador número 1».

Este hombre, con doble nacionalidad haitiana y estadounidense, está detenido en Haití.

Los fiscales afirman en la denuncia que «el 7 de julio de 2021, […] entraron en la residencia del presidente en Haití con la intención y el propósito de matar al presidente Moise, y de hecho el presidente fue asesinado».

El nuevo imputado ya había sido detenido en octubre pasado en Jamaica, fue liberado y deportado a Colombia porque Haití no aportó pruebas suficientes de su participación en el asesinato.

Sin embargo, fue detenido por las autoridades panameñas cuando hizo escala en el aeropuerto internacional de Tocumen.

Según la directora del Servicio Nacional de Migración panameño, Samira Gozaine, tras su detención, el acusado «aceptó la extradición voluntaria y por eso anoche (lunes) abordó un vuelo a Miami».

El Buró Federal de Investigaciones de Estados Unidos (FBI) está trabajando en el caso con otros socios, como los agentes de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI).

Aunque varios haitianos, dos estadounidenses y una quincena de colombianos acusados de estar implicados en el asesinato de Moise están encarcelados en la prisión de Puerto Príncipe desde el verano, la investigación sobre el asesinato no parece avanzar.

El asesinato del presidente ahondó en la profunda crisis política en la que está inmerso Haití desde hace años.

El Primer Ministro Henry también denunció haber sido objeto de un intento de asesinato.

En una entrevista con la AFP publicada el lunes, Henry dijo que tuvo que salir corriendo de las celebraciones de la fiesta nacional el sábado en la ciudad de Gonaives bajo ráfagas de disparos que alcanzaron su vehículo blindado.

Sin un parlamento que funcione desde hace dos años y con un poder judicial paralizado, Haití, el país más pobre del Caribe, se hunde en una crisis de gobernabilidad.

El creciente control de las bandas sobre el territorio nacional dificulta las esperanzas de una mejora de las condiciones de vida de la población, víctima de secuestros cometidos diariamente por bandas armadas.

En 2021 se registraron al menos 950 secuestros en Haití, según el Centro de Análisis e Investigación de los Derechos Humanos, con sede en Puerto Príncipe.

Siga Leyendo

Mundo

IHU, la nueva variante de Covid 19 con más mutaciones que Omicron

Publicado

el

Por

Hace unas semanas, investigadores franceses identificaron una nueva variante de Covid derivada de otra variante cuyos primeros casos se descubrieron en la República del Congo el pasado mes de septiembre.El Institut Hospitalier Universitaire de Marseille, donde se originó este descubrimiento, anunció en su cuenta de Twitter el 9 de diciembre que había bautizado a esta variante con el acrónimo IHU.Sus investigadores publicaron a finales del mes pasado un estudio preliminar sobre esta «variante IHU«, denominada B.1, que aún debe ser confirmado por sus homólogos. Según este centro especializado en enfermedades infecciosas, fundado y dirigido por el controvertido médico Didier Raoult, los primeros casos de este tipo fueron detectados por científicos en la localidad de Forcalquier, en el departamento de Alpes de Alta Provenza. Esta variante contiene 46 mutaciones, incluso más que Omicron, y es uno de los dos derivados de B.1 Una característica especial de la «variante IHU es que una de sus mutaciones está asociada a un posible aumento de la transmisión del virus.

Siga Leyendo

Mundo

La OPEP+ prevé aumentar la producción de petróleo a partir de febrero

Publicado

el

Por

Los países miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP+) acordaron el martes mantener el aumento de la producción de petróleo previsto para febrero, debido a que prevén que la presencia de la variante Omicron de Covid-19 tendrá un impacto efímero en la demanda.

La OPEP, que también forma parte de una alianza liderada por Rusia, ha aumentado su objetivo de producción de crudo todos los meses desde el pasado agosto, con un incremento de 400 mil barriles diarios (bpd).

Por su parte, Estados Unidos ha instado a la OPEP+ a bombear más crudo para ayudar a la recuperación económica mundial de la pandemia, además de enfriar los precios, que se cotizan en torno a los 80 dólares por barril; sin embargo, el mercado asegura que está equilibrado, por lo que no es necesaria más producción de petróleo.

La OPEP está retirando los recortes de producción de 10 millones de bpd aplicados en 2020, a medida que la demanda de petróleo y los precios se recuperan de su caída por la pandemia.

Según los planes actuales de la OPEP+, el objetivo de 400.000 bpd se elevará de nuevo, lo que dejará unos 3 millones de bpd en recortes que se desharán en septiembre, según el acuerdo alcanzado el pasado julio.

A través de un informe técnico, la OPEP+ restó importancia al impacto económico de la variante Omicron de Covid-19 en la demanda de petróleo, asegurando que sería «leve y de corta duración».

«Esto se suma a unas perspectivas económicas estables tanto en las economías avanzadas como en las emergentes2, afirmó la OPEP+.

En cambio, la producción real no ha alcanzado un ritmo similar al de las previsiones de producción de la OPEP, ya que algunos miembros de la organización están luchando contra las limitaciones de capacidad.

Por otra parte, los productores de la OPEP incumplieron sus objetivos de 730 mil bpd en octubre y de 650 mil bpd en noviembre, según la Agencia Internacional de la Energía.

Según fuentes internacionales, la próxima reunión de la OPEP se celebrará el 2 de febrero.

Siga Leyendo

Trending