Connect with us

Mundo

Diana de Vegh: La pareja secreta de Kennedy que busca ayudar a otras mujeres con su historia

Publicado

el

Diana de Vegh, probablemente nunca hayas oído hablar de ella, pero en las últimas semanas su historia ha dado la vuelta al mundo tras revelar que en su día fue pareja de John F. Kennedy cuando éste ya estaba casado y aspiraba a la presidencia de los Estados Unidos.

Hoy te contamos cómo Vegh decidió romper su silencio después de 63 años y lo que significa para ella haber hablado del romance que tuvo con JFK.

Fue en 1958 cuando Diana, que entonces tenía 20 años, cursaba su tercer año en el Radcliffe College cuando durante una cena política, previa a la reelección de Kennedy, éste conoció a la joven y tras el acto la invitó a acompañarle a otros actos de campaña, escoltada incluso por su chófer.

Vegh afirma que a ella le fascinó la idea y que desde el principio él mostró interés en estar con ella.

«Él pasaba su brazo por encima del respaldo del asiento y yo pensaba: ‘Oh, me pregunto qué significa eso'», dijo a la revista People. «Quizás sólo iba a poner su brazo sobre el asiento, pero quizás quería decir…. que me había atrapado en el torbellino».

Fue en ese momento cuando la vida de Diana cambió para siempre porque a partir de ahí tuvieron un encuentro casual y mantuvieron desde entonces una relación que duró cuatro años.

Por otro lado, en una entrevista para la revista People, ella confesó que al principio iba a sus mítines de campaña y él la acompañaba en su viaje de vuelta a Radcliffe. Después se trasladó a Washington DC, donde trabajó como asistente en el Consejo de Seguridad Nacional, un trabajo que el presidente le consiguió pero que nunca fue del agrado de Diana.

Incluso llegó a señalar que sólo aceptó porque le permitía estar cerca de JFK a pesar de que éste estaba casado con Jackie.

«Estaba locamente enamorada de él. Estábamos juntos de vez en cuando, a veces en Boston o en el Hotel Carlyle de NY».

Casi al final de su romance, sólo se veían cada dos o tres meses. Incluso reveló que él nunca le dijo que la amaba y que se enteró de otras aventuras que tuvo con Helen Chavchavadze y Mary Meyer.

Lo anterior le hizo pensar que la realidad es que su relación nunca había sido una historia de amor.

«Lo que yo consideraba amor entonces era adrenalina, era excitación, era euforia. ¿Sonaría el teléfono? ¿Llamaría yo? Dios mío. Empezamos la cuesta abajo y yo me volví menos especial y me desinflé, y no me gustó nada».

Era febrero de 1964 cuando su relación terminó después de que el padre de Vegh falleciera en Nueva York. Su muerte, dice, la despertó de alguna manera y comprendió que su vida en Washington DC ya no sería una opción a pesar de la cercanía con el presidente.

La Casa Blanca fue el lugar donde tuvieron su última conversación, que Diana describió como superficial.

«Me fui para tener algo de autoestima. En otras palabras, cuando fui a despedirme de él, era yo quien se despedía».

Ahora, con 83 años y dos hijos, Vegh declaró al New York Post que se dio cuenta de que contando su historia podría ayudar a otras mujeres a no pasar por lo mismo que ella y a no acabar involucradas en relaciones tóxicas, especialmente con hombres que dominan las altas esferas y tienen poder a su disposición.

«Esa idea de que ‘si te vas conmigo te haré especial’ es la que subyace en casos como el de Harvey Weinstein o Roger Ailes. En mi caso, por idolatrar a JFK acabé enamorándome de un hombre que no me quería».

Con el paso de los años y a pesar de los avances que se han producido como sociedad, Diana asegura que aún queda mucho camino por recorrer, ya que «todavía hay una brecha enorme entre los hombres consumados y las mujeres jóvenes que pueden entrar y salir. Mi objetivo no es hablar mal de un muerto, pero estoy aquí para decir que la cultura sigue siendo increíblemente problemática».

Por último, Diana instó a las mujeres a trabajar en el autoconocimiento para ser más fuertes y no ser vulnerables a hombres como Kennedy, que vio reforzado su comportamiento de salir con varias mujeres porque su círculo cercano, caracterizado principalmente por hombres, también lo facilitaba.

Por eso ha decidido alzar la voz, por las jóvenes que hoy y mañana se encontrarán con su desajuste.

«Como mujeres, tenemos que hacer el trabajo de autoconocimiento para no ser tan vulnerables a estos malos. John Kennedy no tuvo su vida de mujeriego por sí mismo. La tuvo gracias a muchos, muchos, muchos otros hombres».

Vegh se casó, tuvo dos hijas y, tras estudiar en la Escuela de Arte Dramático de Yale, obtuvo un máster en trabajo social, donde dirigió un grupo de reflexión. Y ahora, a sus 60 años, es psicoterapeuta.

Siga Leyendo

Mundo

Un ex militar colombiano es acusado en EE.UU. por el asesinato del presidente de Haití

Publicado

el

Por

Un ex militar colombiano fue acusado el martes en Estados Unidos por su presunta participación en el asesinato de Jovenel Moise, presidente de Haití.

El hombre, de 43 años, está acusado de participar «en un complot para secuestrar o asesinar» al presidente haitiano el pasado mes de julio, según informó el Departamento de Justicia de Estados Unidos en un comunicado.

El colombiano fue detenido el lunes en un aeropuerto de Panamá, cuando se encontraba en un vuelo de Jamaica a Colombia; posteriormente fue extraditado a Miami, donde compareció ante un juez el martes.

Si es declarado culpable de los cargos que se le imputan, se enfrenta a cadena perpetua.

En reacción a la acusación, el primer ministro haitiano, Ariel Henry, dijo en un mensaje transmitido por su oficina a la AFP que desea que «la justicia triunfe por el infame asesinato de Jovenel Moise, no sólo para el ex presidente sino también para su familia y para nuestra nación».

La Fiscalía estadounidense afirma que el complot contra Moise «se centró inicialmente en el secuestro del presidente como parte de una supuesta operación de arresto», pero «finalmente resultó en un complot para asesinar», bajo la dirección de un hombre identificado como «co-conspirador número 1».

Este hombre, con doble nacionalidad haitiana y estadounidense, está detenido en Haití.

Los fiscales afirman en la denuncia que «el 7 de julio de 2021, […] entraron en la residencia del presidente en Haití con la intención y el propósito de matar al presidente Moise, y de hecho el presidente fue asesinado».

El nuevo imputado ya había sido detenido en octubre pasado en Jamaica, fue liberado y deportado a Colombia porque Haití no aportó pruebas suficientes de su participación en el asesinato.

Sin embargo, fue detenido por las autoridades panameñas cuando hizo escala en el aeropuerto internacional de Tocumen.

Según la directora del Servicio Nacional de Migración panameño, Samira Gozaine, tras su detención, el acusado «aceptó la extradición voluntaria y por eso anoche (lunes) abordó un vuelo a Miami».

El Buró Federal de Investigaciones de Estados Unidos (FBI) está trabajando en el caso con otros socios, como los agentes de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI).

Aunque varios haitianos, dos estadounidenses y una quincena de colombianos acusados de estar implicados en el asesinato de Moise están encarcelados en la prisión de Puerto Príncipe desde el verano, la investigación sobre el asesinato no parece avanzar.

El asesinato del presidente ahondó en la profunda crisis política en la que está inmerso Haití desde hace años.

El Primer Ministro Henry también denunció haber sido objeto de un intento de asesinato.

En una entrevista con la AFP publicada el lunes, Henry dijo que tuvo que salir corriendo de las celebraciones de la fiesta nacional el sábado en la ciudad de Gonaives bajo ráfagas de disparos que alcanzaron su vehículo blindado.

Sin un parlamento que funcione desde hace dos años y con un poder judicial paralizado, Haití, el país más pobre del Caribe, se hunde en una crisis de gobernabilidad.

El creciente control de las bandas sobre el territorio nacional dificulta las esperanzas de una mejora de las condiciones de vida de la población, víctima de secuestros cometidos diariamente por bandas armadas.

En 2021 se registraron al menos 950 secuestros en Haití, según el Centro de Análisis e Investigación de los Derechos Humanos, con sede en Puerto Príncipe.

Siga Leyendo

Mundo

IHU, la nueva variante de Covid 19 con más mutaciones que Omicron

Publicado

el

Por

Hace unas semanas, investigadores franceses identificaron una nueva variante de Covid derivada de otra variante cuyos primeros casos se descubrieron en la República del Congo el pasado mes de septiembre.El Institut Hospitalier Universitaire de Marseille, donde se originó este descubrimiento, anunció en su cuenta de Twitter el 9 de diciembre que había bautizado a esta variante con el acrónimo IHU.Sus investigadores publicaron a finales del mes pasado un estudio preliminar sobre esta «variante IHU«, denominada B.1, que aún debe ser confirmado por sus homólogos. Según este centro especializado en enfermedades infecciosas, fundado y dirigido por el controvertido médico Didier Raoult, los primeros casos de este tipo fueron detectados por científicos en la localidad de Forcalquier, en el departamento de Alpes de Alta Provenza. Esta variante contiene 46 mutaciones, incluso más que Omicron, y es uno de los dos derivados de B.1 Una característica especial de la «variante IHU es que una de sus mutaciones está asociada a un posible aumento de la transmisión del virus.

Siga Leyendo

Mundo

La OPEP+ prevé aumentar la producción de petróleo a partir de febrero

Publicado

el

Por

Los países miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP+) acordaron el martes mantener el aumento de la producción de petróleo previsto para febrero, debido a que prevén que la presencia de la variante Omicron de Covid-19 tendrá un impacto efímero en la demanda.

La OPEP, que también forma parte de una alianza liderada por Rusia, ha aumentado su objetivo de producción de crudo todos los meses desde el pasado agosto, con un incremento de 400 mil barriles diarios (bpd).

Por su parte, Estados Unidos ha instado a la OPEP+ a bombear más crudo para ayudar a la recuperación económica mundial de la pandemia, además de enfriar los precios, que se cotizan en torno a los 80 dólares por barril; sin embargo, el mercado asegura que está equilibrado, por lo que no es necesaria más producción de petróleo.

La OPEP está retirando los recortes de producción de 10 millones de bpd aplicados en 2020, a medida que la demanda de petróleo y los precios se recuperan de su caída por la pandemia.

Según los planes actuales de la OPEP+, el objetivo de 400.000 bpd se elevará de nuevo, lo que dejará unos 3 millones de bpd en recortes que se desharán en septiembre, según el acuerdo alcanzado el pasado julio.

A través de un informe técnico, la OPEP+ restó importancia al impacto económico de la variante Omicron de Covid-19 en la demanda de petróleo, asegurando que sería «leve y de corta duración».

«Esto se suma a unas perspectivas económicas estables tanto en las economías avanzadas como en las emergentes2, afirmó la OPEP+.

En cambio, la producción real no ha alcanzado un ritmo similar al de las previsiones de producción de la OPEP, ya que algunos miembros de la organización están luchando contra las limitaciones de capacidad.

Por otra parte, los productores de la OPEP incumplieron sus objetivos de 730 mil bpd en octubre y de 650 mil bpd en noviembre, según la Agencia Internacional de la Energía.

Según fuentes internacionales, la próxima reunión de la OPEP se celebrará el 2 de febrero.

Siga Leyendo

Trending