Connect with us

Curiosidades

Cada vez menos agua

Publicado

el

agua planta

Para finales de siglo, el agua será escasa en todas partes y aumentarán las sequías extremas, lo que alimentará los conflictos y las migraciones climáticas.

Una investigación muy compleja, que tardó varios años en completarse, realizada por un equipo internacional de investigadores coordinados por Yadu Pokhrel (Universidad del Estado de Michigan, EE.UU.), ofrece una visión global de los posibles impactos del cambio climático en la disponibilidad de agua para la humanidad. Las conclusiones del estudio, publicado en Nature Climate Change, sugieren que para finales de este siglo se espera que el área de la superficie terrestre afectada por períodos de sequía extrema se duplique con creces: según los investigadores, aumentará de alrededor de un 3% en el período 1876-2005 a un 7-8%.

La sequía y los migrantes climáticos

El sur global será el más afectado, dice Pokhrel: «Es probable que la proporción de la población mundial que se enfrenta a sequías prolongadas aumente si el calentamiento global continúa tal como lo vemos y si no se producen cambios globales profundos en las políticas de gestión del agua«. Las tierras del hemisferio sur, donde ya se están produciendo períodos prolongados de sequía extrema, pueden verse afectadas de manera desproporcionada, lo que permite predecir fácilmente una situación que tendrá repercusiones dramáticas en la ya de por sí escasa seguridad alimentaria -la disponibilidad mínima de alimentos- de esas regiones, y alimentará los conflictos y las corrientes migratorias de lo que serán cada vez más los migrantes climáticos».

El escenario se basa en un estudio muy detallado del «almacenamiento de agua terrestre», es decir, la acumulación de agua en ríos, lagos, embalses, humedales y, por último pero no menos importante, la nieve, desde la superficie hasta el nivel subsuperficial donde es técnicamente posible encontrar agua. El concepto de almacenamiento tiene en cuenta, por un lado, la cantidad de agua necesaria para satisfacer las necesidades humanas y, por otro lado, las precipitaciones que podrán acumularse con este fin.

«Por primera vez, se hace un estudio global sobre la futura disponibilidad de agua en relación con las posibles sequías causadas por el calentamiento global», dice Pokhrel: «nuestras predicciones son muy realistas». Y también muy fiables, porque se han desarrollado utilizando protocolos y escenarios de la herramienta de trabajo más completa y poderosa disponible hoy en día para analizar los datos en relación con los factores climáticos, el Proyecto de Intercomparación de Modelos de Impacto Intersectorial.

Siga Leyendo

Curiosidades

Superpredadores carnívoros durante dos millones de años

Publicado

el

Por

hombre prehistorico

¿Cómo se alimentaban nuestros antepasados durante la Edad de Piedra, el periodo de nuestra historia que comenzó hace unos 2,5 millones de años y terminó hace entre 10.000 y 7.000 años, cuando empezamos a trabajar el bronce? La cuestión es cualquier cosa menos trivial, sobre todo porque se han discutido las posibles ventajas (y desventajas) de la llamada dieta paleolítica, es decir, una dieta que imita la del Homo primitivo.

Para averiguar qué debe incluir esta dieta, un grupo de investigadores de la Universidad de Tel Aviv realizó el mayor y más detallado estudio sobre los hábitos alimentarios de los humanos durante la Edad de Piedra, publicado en el American Journal of Physical Anthropology, y descubrió que nuestros predecesores eran superdepredadores, y que durante mucho tiempo se alimentaron casi exclusivamente de carne; los vegetales sólo llegaron con la extinción de la megafauna en todo el mundo.

El estudio, dirigido por el paleoantropólogo Miki Ben-Dor, es un esfuerzo interdisciplinario que cruza datos de más de 400 otros estudios que de una manera u otra han abordado el tema de «¿qué comían los primeros humanos?» El equipo tuvo en cuenta datos genéticos, fisiológicos, morfológicos e incluso metabólicos de nuestros antepasados, y los comparó con nuestros conocimientos arqueológicos y paleontológicos de la época. El resultado son 25 pistas diferentes que, como en una historia de detectives, apuntan todas en la misma dirección: durante unos dos millones de años, los homínidos fueron superdepredadores que se alimentaban casi exclusivamente de carne y obtenían alrededor del 70% de sus necesidades energéticas de la caza.

Un estómago a prueba de bacterias

¿Algunos ejemplos? Nuestro estómago sigue teniendo un grado de acidez mucho mayor que el de otros omnívoros, y es comparable al de los superdepredadores modernos: esto se debe a que durante dos millones de años hemos estado comiendo carne, que es rica en bacterias contra las que la acidez del estómago actúa como barrera.

Otra prueba a favor de nuestro carnivorismo exclusivo está en la forma en que almacenamos la grasa: los omnívoros la almacenan en unas pocas células grasas de gran tamaño, mientras que nosotros, como otros carnívoros, tenemos muchas y más pequeñas. Según los autores del estudio, la situación cambió hace unos 85.000 años, con la rápida desaparición de la megafauna que cazábamos y la necesidad de diversificar nuestra dieta: fue entonces cuando empezamos a cultivar frutas y verduras y a transformar nuestros hábitos alimentarios.

Omnivoros

El cambio está atestiguado, entre otras cosas, por una consideración arqueológica: durante la fase «carnívora», los seres humanos utilizaban pocas herramientas, similares en todo el mundo, mientras que con la llegada de los primeros cultivos las herramientas se multiplicaron y diversificaron a nivel local porque cada zona tiene su propio cultivo y cada cultivo tiene necesidades específicas.

Siga Leyendo

Curiosidades

Las temperaturas más altas desde hace 12.000 años al menos

Publicado

el

Por

cambio climatico

Nuestro planeta es ahora más cálido que nunca en los últimos 12.000 años: el calentamiento global antropogénico, vinculado a las emisiones masivas de CO2, ha llevado a la Tierra a temperaturas récord nunca vistas desde la existencia de civilizaciones humanas asentadas. Estamos caminando en un «territorio inexplorado» que los modelos climáticos habían predicho y descrito bastante bien. Estas son las conclusiones de un importante estudio publicado en Nature, que aclara un malentendido sobre el clima en el pasado que ha sido repetidamente acribillado por los escépticos del cambio climático.

¿Cuál es el malentendido?

El malentendido es el llamado «enigma de la temperatura del Holoceno», la época geológica en la que nos encontramos, un periodo interglaciar que comenzó hace 11.700 años. Los modelos climáticos describen un calentamiento continuo desde el inicio del Holoceno hasta el presente; sin embargo, las estimaciones de las temperaturas globales a partir del análisis de los fósiles marinos muestran, en cambio, un pico de calentamiento hace unos 6.000 años, seguido de un período de enfriamiento, y luego un nuevo aumento de las temperaturas a partir de la Revolución Industrial.

Este aparente desfase entre la práctica y la teoría ha llevado a algunos a dudar de la credibilidad de los modelos climáticos y ha sido aprovechado por los escépticos para poner en duda que las temperaturas modernas sean realmente más altas que las del primer periodo «cálido» del Holoceno. Y si, además, a esa fase le siguió un enfriamiento global, ¿por qué deberíamos creer que el mundo se está calentando?

En cambio, el estudio muestra que, en contra de los datos sugeridos por los estudios geológicos anteriores, las temperaturas medias anuales globales han ido aumentando durante los últimos 12.000 años, y que el calentamiento global provocado por el ser humano ha acelerado peligrosamente esta tendencia, elevándolas a niveles completamente antinaturales: ahora estamos 2,5 °C más altos que hace 12.000 años, y con concentraciones de CO2 160 partes por millón más altas que entonces. Básicamente no hay discrepancia entre lo que muestran los fósiles marinos y lo que dicen los modelos climáticos. Entonces, ¿de dónde viene el arreglo?

El foco del problema

Para responder a esta pregunta, investigadores de la Universidad de Rutgers-New Brunswick (EE.UU.) examinaron la composición química de los fósiles calcáreos de foraminíferos, organismos unicelulares que viven en la superficie del océano y que al morir se depositan en el fondo marino. Estos restos de capas registran de forma fiable las temperaturas de los océanos terrestres y, en consecuencia, las temperaturas atmosféricas. Sin embargo, hasta ahora se pensaba que podían aportar información sobre las temperaturas anuales, y no se tenía en cuenta el hecho de que estos organismos acuáticos se multiplican en verano, su periodo de «floración».

Además, los cambios en la excentricidad de la órbita de la Tierra pueden dar lugar a períodos en los que las temperaturas son más cálidas de lo habitual en verano y más frías de lo habitual en invierno, mientras que la media anual cambia poco. Este es también un fenómeno conocido que no se había tenido en cuenta en el pasado.

Según explica The Guardian, todo esto significa que el aparente enfriamiento registrado por los fósiles marinos después de hace 6.000 años fue en realidad un error. Los foraminíferos registraban temperaturas estivales ligeramente más frías relacionadas con los cambios en la excentricidad de la órbita de la Tierra, un fenómeno que, sin embargo, no tenía ningún efecto sobre las temperaturas medias anuales, que aumentaban gradualmente tal y como indicaban los modelos.

Ahora los modelos y las mediciones «coinciden increíblemente bien y permiten confiar en que los modelos climáticos están haciendo un muy buen trabajo», dice Samantha Bova, que dirigió el estudio. Según el científico, las temperaturas de la Tierra podrían estar ahora en su punto más cálido en 125.000 años (el último periodo cálido entre dos glaciaciones), aunque hay menos certeza sobre esta última cifra tan lejana en el tiempo.

Siga Leyendo

Curiosidades

El hielo en la tierra se derrite al peor ritmo previsto

Publicado

el

Por

hielo en el ártico

En los últimos 30 años, la Tierra ha perdido hielo a un ritmo mucho más rápido que en el pasado, pasando de una pérdida anual de 800 millones de toneladas (registrada a principios de los 90) a 1.300 millones de toneladas/año en 2017. Esta es la conclusión a la que ha llegado un estudio realizado por un grupo de investigadores dirigido por la Universidad de Leeds (Reino Unido), a partir de los datos obtenidos por los satélites ERS, Envisat y CryoSat de la ESA, así como por las misiones Sentinel-1 y Sentinel-2 de Copernicus.

Para hacerse una idea de lo que son mil millones de toneladas, piense en un cubo de hielo de 10 kilómetros.

El estudio es el primero de este tipo que examina todo el hielo que está desapareciendo de la Tierra mediante observaciones por satélite y ha abarcado 215.000 glaciares de montaña repartidos por todo el planeta, los casquetes polares de Groenlandia y la Antártida, las plataformas de hielo que flotan alrededor de la Antártida y el hielo marino a la deriva en el Ártico y el Océano Austral.

Todo gracias a los satélites

Slater añadió: «Durante las últimas tres décadas se ha realizado un enorme esfuerzo internacional para comprender lo que ocurre con los componentes individuales del sistema de hielo de la Tierra. Esta actividad se ha visto revolucionada por los satélites, que ahora nos permiten vigilar con regularidad esas vastas e inhóspitas regiones en las que se puede encontrar hielo, pero a las que es difícil llegar.» El aumento de la pérdida de hielo ha sido provocado por el calentamiento de la atmósfera y los océanos, que se han calentado 0,26° C y 0,12° C por década desde 1980. Durante el periodo de estudio, se produjo una pérdida de 7.600 millones de toneladas de hielo marino del Ártico y una pérdida de 6.500 millones de toneladas de las plataformas de hielo de la Antártida, que flotan en los océanos polares.

Isobel Lawrence, otra científica que contribuyó al estudio, explicó que «la pérdida de hielo marino no contribuye directamente a la subida del nivel del mar, pero sí tiene una influencia indirecta. De hecho, una de las principales funciones del hielo marino del Ártico es reflejar la radiación solar hacia el espacio, lo que ayuda a mantener frías las zonas que cubre. Por lo tanto, cuanto más se reduzca el hielo marino, más energía solar absorberán los océanos y la atmósfera».

Los números

Sin embargo, la mitad de las pérdidas de hielo se produjeron en tierra, incluyendo 6.100 millones de toneladas perdidas de los glaciares de montaña, 3.800 millones de toneladas de la capa de hielo de Groenlandia y 2.500 millones de toneladas de la capa de hielo de la Antártida. Se ha calculado que estas pérdidas han elevado el nivel global del mar en unos 35 milímetros. Además, se calcula que por cada centímetro de subida del nivel del mar, alrededor de un millón de personas que viven en regiones bajas corren el riesgo de ser desplazadas.

Siga Leyendo

Trending