El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y la vicepresidenta, Kamala Harris, llamaron a la familia de George Floyd y la felicitaron tras el veredicto contra el expolicía Derek Chauvin, culpable de asfixiar a Floyd en 2020.

«Hoy se ha hecho justicia, esto va a cambiar el mundo. Sois una familia increíble, ojalá estuviera allí con vosotros, hemos estado aquí (la Casa Blanca) viendo cada segundo del juicio. El vicepresidente y yo estamos muy contentos por este resultado», dijo Biden.

Por su parte, Kamala Harris dijo estar emocionada y feliz por el veredicto y destacó el valor y la fuerza de la familia de Floyd.

«Les estoy muy agradecida por su coraje, su fuerza. Este es un día de justicia en América. Habéis sido una familia unos verdaderos líderes para nosotros, os necesitamos».

El hermano menor de Floyd, Philonise Floyd, agradeció la llamada de Biden, porque «sabe lo que es perder a un familiar y conoce el proceso» por el que están pasando.

Philonise se refería a que Biden perdió, cuando tenía 29 años, a su primera esposa, Neilia, y a su hija, Naomi, en un accidente, además de a otro de sus hijos, Beau, en 2015, por un cáncer cerebral.