Connect with us

Mundo

Biden acude a la reunión con Putin con un cúmulo de desacuerdos por resolver

Publicado

el

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, acudirá a la cumbre de Ginebra con la intención de tratar con mano firme a su homólogo ruso, Vladimir Putin, pero también de avanzar en un cúmulo de desacuerdos bilaterales, dos propósitos difíciles de combinar.

El encuentro del miércoles entre Biden y Putin es el mayor reto diplomático del presidente estadounidense desde que llegó al poder en enero: tendrá que plantar cara a un rival al que acusa de un sinfín de males mientras intenta contener la escalada con la mayor potencia nuclear.

«No buscamos un conflicto; lo que buscamos son formas de resolver las acciones (de Rusia) que creemos que no se ajustan a las normas internacionales», dijo Biden en una rueda de prensa el domingo en Cornualles (Reino Unido).

El presidente ha combinado ese mensaje ligeramente conciliador con otro mucho más desafiante: una amenaza de nuevas represalias si Rusia no cambia su comportamiento.

CONFLICTOS CONGELADOS

La cumbre llega tres meses después de que Biden calificara a Putin de «asesino», y diez años después de un encuentro entre ambos en el que el estadounidense, entonces vicepresidente, le dijo al ruso que «no tenía alma».

Tales roces verbales auguran una cumbre mucho más fría que la que Putin mantuvo en 2018 con el expresidente estadounidense Donald Trump, pero el verdadero origen del conflicto no estará en la forma, sino en el fondo; en el fondo de las decenas de problemas enquistados entre ambos países.

«Hay muchísimos desacuerdos sobre cómo temas como el ciberespacio, el espacio, la defensa antimisiles y las nuevas tecnologías armamentísticas pueden afectar a la estabilidad estratégica», explica a Efe un experto en Rusia del think tank Wilson Center, Matthew Rojansky.

Y las cosas se ponen aún más tensas si se tocan los temas de «Ucrania, Bielorrusia o el tratamiento de la oposición y los medios independientes dentro de Rusia«, donde, recordó Rojansky, hay «básicamente cero consenso».

En cuanto a Ucrania, según la Casa Blanca, Biden exigirá a Putin que respete la soberanía y la integridad territorial de ese país, especialmente en el Donbás, escenario de un conflicto desde 2014 y donde se han concentrado un gran número de tropas rusas en los últimos meses.

Otro tema sensible será el comportamiento del régimen del presidente bielorruso Alexander Lukashenko, aliado de Moscú, que en mayo obligó a un avión a realizar un aterrizaje forzoso en el aeropuerto de Minsk para detener al periodista Roman Protasevich.

Es de esperar que Putin se cierre en banda si Biden le reprocha la situación de la oposición y la prensa independiente en Rusia, en particular el caso del líder opositor encarcelado Alexei Navalni, cuyo movimiento político acaba de ser ilegalizado por la justicia rusa.

LOS CIBERATAQUES, UNA PRIORIDAD CLAVE

Una de las principales prioridades de Biden es contener los ciberataques de los que acusa a Moscú, y en este caso, la herida está fresca: en mayo, Estados Unidos sufrió dos perpetrados con «ransomware», que bloquea los sistemas informáticos hasta que los afectados pagan un rescate a los piratas.

A esos ciberataques contra Colonial Pipeline, la mayor red de oleoductos de EE UU, y contra JBS, el segundo mayor procesador de carne del país; se suma otra ofensiva que supuestamente comenzó en 2019 y que penetró en los sistemas del Gobierno estadounidense y de grandes empresas a través de un programa de la empresa SolarWinds.

Putin planteó este fin de semana la posibilidad de un intercambio de cibercrimen con Estados Unidos, y Biden pareció acoger la idea durante su conferencia de prensa del domingo en Cornualles, Reino Unido.

Sin embargo, el asesor de seguridad nacional de Biden, Jake Sullivan, aclaró poco después que, si Putin propone algo así, lo único que hará el líder estadounidense es aclararle que en su país se hace «justicia» cuando se descubre que alguien ha cometido un ciberdelito.

POSIBLES DESARROLLOS

El conflicto en Siria y el interés común por los recursos del Ártico completarán una agenda repleta de puntos calientes, con poco margen para el consenso: lo más parecido a una rama de olivo que Biden ha tendido a Putin es su reciente decisión de eximir de sanciones a la empresa Nord Stream 2, encargada del gasoducto que llevará el gas ruso a Alemania.

Los observadores más optimistas esperan que la reunión se cierre con una definición algo más clara del futuro del desarme nuclear, tras el acuerdo mutuo para renovar el nuevo tratado START.

Lo que sí es probable que salga de la cumbre es algún acuerdo sobre la situación diplomática, después de que Rusia prohibiera en abril la contratación local de ciudadanos rusos y de terceros países en la embajada de Estados Unidos en Moscú, que se vio obligada a reducir su plantilla en un 75%.

«Tienen que negociar al menos un restablecimiento mínimo de los lazos diplomáticos» para que cada país pueda

Siga Leyendo

Mundo

Guatemala se echa a la calle por la corrupción y exige la dimisión del presidente

Publicado

el

Por

GUATEMALA. Miles de guatemaltecos repudiaron al presidente del país, Alejandro Giammattei, y exigieron su renuncia, junto a la de la fiscal general, Consuelo Porras, en una jornada de marchas y bloqueos convocada como parte de un paro nacional.

La indignación social se desató después de que Porras destituyera a Juan Francisco Sandoval, entonces titular de la Fiscalía Especial contra la Impunidad (FECI), último bastión para la investigación de casos de corrupción que involucran a políticos y empresarios.

«Hoy es un día de victoria para todos los pueblos. Es un día de unidad que hemos soñado, donde dejamos la diferencia entre los xincas, los ixiles, los garífunas, los mestizos y los mayas», dijo el líder indígena Martín Toc a la multitud en el departamento de Totonicapán, donde se realizaron plantones masivos.

El paro general había sido convocado por Toc, como presidente de la organización 48 cantones de Totonicapán, además de otros sectores sociales, y pese al rechazo de los empresarios, las protestas contra Giammattei y Porras tuvieron eco en gran parte del territorio.

Otro de los líderes de la manifestación en Totonicapán, José Santos Sapón, dijo que «repudian» las «acciones tomadas» recientemente por Giammattei y Porras y «lo que piden es la renuncia de ambos».

Además de Totonicapán, en los departamentos de Guatemala, Quetzaltenango, Quiché, Alta Verapaz, Baja Verapaz, Petén, Sololá, Escuintla y Huehuetenango hubo protestas.

En Quiché, la líder indígena y Premio Nobel de la Paz 1992, Rigoberta Menchú, encabezó una manifestación en la que aseguró que «los mañosos se han apoderado del Palacio Nacional, se apoderaron del sistema judicial» y «ahora los ladrones son profesionales».

Menchú subrayó que «lo más importante es que nos unamos» y que «salga Consuelo Porras y se juzgue y castigue a los responsables de la corrupción y la impunidad».

La ciudad de Guatemala, junto con Totonicapán, fue la que más manifestantes tuvo este jueves, con gran parte de las protestas frente al Ministerio Público (MP) que encabeza Porras, en el centro de la capital.

«Exigimos la renuncia de Porras y del presidente Giammattei«, dijo a la prensa la diputada opositora Lucrecia Hernández Mack, de la bancada de Semilla, en las afueras del Ministerio Público, acompañada de poco más de 10 legisladores.

«Estamos cansados de la cooptación que se viene dando en todas las instituciones del sistema de Justicia y del Ejecutivo«, agregó Hernández Mack.

Tras ser destituido de su cargo y antes de partir al exilio vía El Salvador por amenazas contra su vida, las palabras de Sandoval en conferencia de prensa tuvieron amplio eco en el país.

El fiscal explicó en una maratónica conferencia que Porras, quien asumió el cargo en 2019, ha detenido varias investigaciones contra el gobierno de Giammattei.

«Su intención (de Porras) es proteger a sus amigos que podrían estar involucrados en las investigaciones», dijo.

La decisión de la fiscalía de destituir a Sandoval de su cargo, alegando una pérdida de confianza, fue duramente criticada por Estados Unidos, organismos internacionales y organizaciones guatemaltecas.

La ex dirigente estudiantil guatemalteca Lenina García, una de las protagonistas de la lucha social contra la impunidad en Guatemala en los últimos años, asegura que los gobiernos de Jimmy Morales (2016-2020) y Alejandro Giammattei (2020-2024) se encargaron de «limpiar la mesa» de la corrupción.

García, de 29 años, explicó en una entrevista que ambos impulsaron una «alianza criminal» con cierto éxito gracias a la respuesta de los sectores económicos que fueron golpeados por las investigaciones de la extinta Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), que permaneció en el país centroamericano de 2007 a 2019 y acusó a más de 200 personas.

Ambos gobiernos «se han encargado de limpiar la mesa, de sacar a todos los actores políticos sociales, como la Cicig, de montar tribunales a su antojo y de cooptar a la Corte Suprema«, expuso García.

Lenina García participó como estudiante en las grandes manifestaciones de 2015 entre abril y septiembre que culminaron con la caída del gobierno del expresidente Otto Pérez Molina (2012-2015) y su vicepresidenta, Roxana Baldetti, acusados por la CICIG y el Ministerio Público de liderar una estructura de defraudación aduanera y lavado de dinero.

Siga Leyendo

Mundo

Esperar a tener cero contagios ya no es viable

Publicado

el

Por

El contagio cero ya no es una estrategia eficaz. Tenemos que aprender de otros países cómo adaptarnos

Son cuatro semanas más de encierro para los habitantes de Sydney, sin que se vislumbre el final. La primera ministra de Nueva Gales del Sur, Gladys Berejiklian, aún no ha esbozado una hoja de ruta.

Sydney parece estar pasando por el Día de la Marmota COVID en este momento. Y no sólo porque muchos tengan que lidiar con el hecho de estar confinados en casa o luchen por mantener la educación en casa.

El enfoque de la política pública australiana respecto a la COVID tampoco ha cambiado significativamente desde el año 2020. A pesar de la llegada de vacunas increíblemente potentes y de las lecciones aprendidas en todo el mundo, seguimos obsesionados con reducir los casos a cero. También confiamos en los bloqueos.

Incluso Berejiklian, antes tan resistente a los bloqueos, ha caído en la cuenta.

Por supuesto, es vital que controlemos enérgicamente el brote actual. No podemos permitirnos el lujo de dejar que el virus se desborde. Demasiadas personas siguen siendo vulnerables, ya que a la mayoría de los australianos aún no se les ha ofrecido la oportunidad de vacunarse completamente.

Pero tenemos que prepararnos para un nuevo futuro. A pesar de las frecuentes promesas, no nos centramos en la cuestión más fundamental de cómo hacemos la transición hacia la reapertura y la reconstrucción.

¿Cómo podemos aprender de los ejemplos de otros países que han adaptado sus políticas públicas ante la variante del Delta? ¿Qué planes podemos empezar a aplicar ahora para reabrirnos con seguridad al resto del mundo cuando nuestras tasas de vacunación se pongan finalmente al día?

El COVID-19 estará en el mundo al menos durante el futuro inmediato. Los expertos nos dicen que se convertirá en endémico. El reto consiste entonces en aprender a vivir con el virus de forma eficaz, protegiendo la salud pública al tiempo que se restablecen las libertades y se reconecta con los demás.

Los países de todo el mundo han adoptado diferentes enfoques para afrontar este reto.

El Reino Unido ha depositado la mayor parte de su confianza en las vacunas, y ya se han levantado casi todas las restricciones por la pandemia y se ha elaborado un plan para permitir que las personas totalmente vacunadas en Estados Unidos y la UE, y que llegan de países más seguros, puedan empezar a viajar al Reino Unido sin entrar en cuarentena.

Aunque hay muchas críticas a la estrategia general del Reino Unido, el país también está aplicando ampliamente las pruebas rápidas de antígenos en el hogar, que permiten a las personas determinar su propio riesgo para los demás antes de salir a las calles llenas de gente. El número de infecciones ha disminuido en las últimas semanas, y algunos sugieren que el país está alcanzando quizás un equilibrio endémico.

Francia está tomando otro camino, con un enfoque más firme en la exigencia de la vacunación. El Parlamento aprobó esta semana un proyecto de ley que exigirá un pase sanitario (prueba de que están totalmente vacunados, que han dado negativo recientemente o que se han recuperado recientemente del virus) para entrar en restaurantes, bares, trenes y aviones.

Tras el anuncio de las nuevas políticas por parte del presidente Emmanuel Macron, más de 2,2 millones de citas de vacunación se realizaron en menos de 48 horas.

Y en Estados Unidos, el presidente Joe Biden ha presentado una nueva campaña puerta a puerta en la que los trabajadores sanitarios están literalmente llamando a las puertas para contrarrestar la desinformación sobre las vacunas y convencer a la gente de que se vacune.

Mientras tanto, muchos países que han seguido el camino de la ausencia de COVID han tenido problemas. Taiwán, que en su día fue un éxito en la lucha contra el virus, acaba de salir de más de dos meses de bloqueo parcial.

Al igual que Australia, no ha sido capaz de vacunar a su población con la suficiente rapidez: sólo el 28% de los taiwaneses ha recibido una sola dosis y sólo el 1% está totalmente vacunado.

Para que Australia pueda planificar sus próximos pasos, debemos romper el agarre psicológico que nos ha mantenido «Covid zero» durante muchos meses. Tenemos que centrar nuestra atención en una estrategia a largo plazo para minimizar las hospitalizaciones y las muertes.

Hace dos meses, un grupo de trabajo que reunimos emitió una «hoja de ruta para la reapertura» que pedía una reapertura gradual, controlada y segura con el mundo.

Recomendamos la creación de burbujas de viaje antes de que concluyera el programa de vacunación a nivel nacional, es decir, programas piloto para que los extranjeros totalmente vacunados con pruebas COVID negativas pudieran entrar en Australia para estudiar o trabajar en sectores específicos, como la agricultura hortícola.

También pedimos que se mejoren los mensajes del gobierno sobre las vacunas para desafiar la terrible desinformación que se ha difundido, en particular sobre la vacuna de AstraZeneca. Y sostenemos que la gente completamente

Siga Leyendo

Mundo

Luis Almagro, Secretario General de la OEA, dio positivo en el test de Covid-19

Publicado

el

Por

El Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, anunció el jueves que ha dado positivo en la prueba de Covid-19, a pesar de estar vacunado.

«He dado positivo por Covid-19 y, por tanto, suspendo inmediatamente mis apariciones públicas y sigo todas las recomendaciones médicas. Afortunadamente, estoy vacunado y no tengo síntomas por el momento».

En breve habrá más información…

Siga Leyendo

Trending