Existen elementos para mantener las acusaciones por presunto lavado de dinero por más de mil 978 millones de pesos en contra de Elba Esther Gordillo, exdirigente del SNTE, pese a la muerte del único testigo protegido del caso, Erick Salvador Rodríguez García, aseguró la Procuraduría General de la República (PGR).

Fuentes de la dependencia sostienen que el fallecimiento del exauxiliar de la tesorería del sindicato magisterial no implica beneficio alguno para la causa de Gordillo Morales, pese a lo declarado antes por la defensa de la exlideresa de los trabajadores de la educación.

Además de los elementos aportados por las investigaciones realizadas por la Unidad Especializada de Análisis Financiero, de la PGR, y de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), se cuenta con la participación del otro testigo colaborador, identificado como Nora Guadalupe Ugarte Ramírez, indicó la procuraduría.

Cuando se realizaron las investigaciones en contra de Elba Esther Gordillo, el testigo que falleció, Erick Salvador Rodríguez García, únicamente rindió su testimonio ante el Ministerio Público de la Federación de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO); pero después de la captura de la exdirigente magisterial y su consignación el testigo colaborador no se presentó a las audiencias a ratificar su declaración.

El deceso del testigo protegido ocurrió durante la madrugada del domingo en el hospital Dalinde de la Ciudad de México, donde recibía atención médica por problemas cardiacos.